domingo, 14 de agosto de 2022

LA ESPADA

 (Publicado en prensa)



En otros países no sé, pero en el nuestro se percibe la tendencia creciente de los partidos de la oposición a convertirse en partidos antisistema, transformación que tiene su aplicación práctica en una postura paradójicamente sistemática: oponerse a cuanto diga el Gobierno, así diga que el agua del mar es salada. Como fenómeno pintoresco, contamos ahora en el Gobierno central con una especie de intraoposición antisistema disfrazada de sistema alternativo, lo que nos depara la emoción de un ejecutivo bifronte sustentado en la virtud de la desconfianza mutua.

         Bien. Como ustedes saben, el rey de España viajó a Colombia para asistir a la toma de posesión del presidente Petro, quien dispuso a última hora, al margen del protocolo fijado para la ceremonia, que se sacase en procesión la espada de Bolívar, reliquia sagrada para la gente de allí. Se supone que los ocupantes de la tribuna debían levantarse al paso de la espada, como muestra de respeto, pero se dio el caso de que nuestro monarca se quedó sentado, supuesto desplante o presunto despiste que hizo que de inmediato tanto el líder emérito Iglesias como el portavoz en activo Echenique pusieran el grito no en el cielo, que está pendiente de asalto, pero sí en Twitter, que es donde los políticos y politólogos estelares del momento exponen sus ideas para instruir ideológicamente al vulgo popular, por usar la inspirada acuñación de Lola Flores.

         Lejos de mí cualquier fervor monárquico, pero lejos también la afición de algunos de nuestros prohombres a dar categoría de maremoto al hecho de que un grifo gotee. ¿Es posible que el rey tuviera jet lag y en ese instante padeciera ese estado de sopor del que hizo gala su padre? ¿Puede que estuviera en todo su ser, pero, como no le habían dicho nada de la espada mítica, el hombre la viese pasar ante sí sin saber de qué se trataba, que es tal vez lo mismo que le pasaría al flamante presidente colombiano si viniese a España y le pasearan por delante la Tizona del Cid sin avisarle de que se trata de un glorioso símbolo nacional, equiparable a la espada del Libertador, ya que podría pensar algo tan simple como que es la espada con que se corta aquí la tarta en los banquetes de gala?

Claro que también cabe la posibilidad de que el rey fuese al país americano con la intención de desairar no solo a Bolívar y a Petro, sino al pueblo colombiano en su totalidad, con el propósito secreto -siguiendo instrucciones de la OTAN y con el beneplácito de Sánchez- de detonar una guerra entre España y Colombia, que es lo que deseamos todos. Es posible, ya digo. Porque en nuestro País de las Maravillas, repleto de sombrereros que no pueden dejar de hablar, ya no se extraña uno de nada.

.

6 comentarios:

Txema dijo...

Asi es, en cuaquier caso los politicos buscan la palestra protagonista y cualquier excusa es buena, ademas a saber si la espada era autentica con todas las que habra usado Bolivar y las que guarda Maduro.

Anónimo dijo...

Trivializa, que algo queda

Manuel Caldicot dijo...

El presidente argentino Alberto Fernández se durmió en el acto , lo de la espada es parte del realismo mágico de la patria de Gracia Márquez, la idea de Bolívar era unos Estados Unidos de Hispanoamérica con capital en Buenos Aires pero los criollos españoles no traicionaron del todo a España ya que quedaron las colonias muy divididas y eso al final fue un éxito para los españoles, por eso veo muy coherente que don Felipe no se levantará, y allí lo han visto normal ya que los hispanoamericanos tienen el mismo carácter que los españoles , el carácter que describe Cervantes , Quevedo y todos nuestros geniales escritores españoles e hispanoamericanos .
Es una pena no esté vivo el genial poeta surrealista catalán Cirlot, gran desconocido , ya que Cirlot era el mayor coleccionista del mundo de espadas y podía haber habernos dicho si esa espada era de la época de Bolívar y si era la espada de un general jefe o de un oficial de menor rango ,si hubiera un retrato de Bolívar con su espada sería clave , la espada de acero de Damasco no es y seguro se forjó en Latinoamérica.

Anónimo dijo...

Comparto la simplificación del fenómeno, sobretodo teniendo en cuenta la tendencia borboníca al "yo no lo sabía" y "no volverá a pasar", pero también y mucho más desbordados han sido lo comentarios de las derechas cuando se comprobó que su magestad sí se levantó, a destiempo pero se levantó, si el emérito PI o el activo Echenique llamarán a D. FELIPE, Felpudo VI, se habría liado parda, incluso sería objeto de conentario de D. FELIPE Benítez..
La alegría de la huerta de las letras de la Costa Noroeste

Anónimo dijo...

Muy buen artículo Felipe , hay que escribir para todos con ironía, sarcasmo , retranca , lo que sea pero que de que pensar a los lectores" superficiales" que son gran mayoría respecto a los adoctrinados políticos , nuestro idioma está hecho para generar alegría, no para llorar y chorar al pueblo , y tiene dos géneros

Anónimo dijo...

Es Vd. genial.