jueves, 25 de junio de 2009

POEMA PARA LA NOCHE DE SAN JUAN


Se me pasó la noche de san Juan sin traer aquí, como tenía pensado, este poema -un mero apunte, poca cosa- que incluí en el libro Sombras particulares (1992). En fin, va ahora, como un ligero anacronismo. (Añado también la traducción inglesa que hizo de él el poeta británico Bob Gurney, para dar a esto un toque cosmopolita.)



NOCHE DE SAN JUAN

Qué secreta y hermosa
es la noche festiva para aquel
que no tiene pasado, un tiempo frío
dentro del corazón.
Qué exacta noche
de fuego y juventud.
Qué diferente
ya de cuando éramos
aquellos que en la sombra
furtivos se besaban y reían.

Las muchachas se obsequian como entonces
y los amigos beben en una copa igual
a la que ya apuramos cuando fuimos
como estos que ahora se adueñan de la vida.




NIGHT OF SAINT JOHN
(Midsummer party)

How secret and beautiful
is the festive night for the one
who has no past: a time of coldness
within his heart.
How exact a night
of fire and youth.
How different
now from when we were
the ones who in the dark
furtively kissed and laughed.

Girls give themselves as they did then
and friends drink from a glass like
the one we drained when we were
like these who are taking life over now.


.

4 comentarios:

Alejandro Lérida dijo...

Ay, Felipe. Ahora que de casi todo hace ya veinte años (risas ¿melancólicas?). Siempre me gustó este poema. Además de ser Sombras particulares el primer poemario que leí de los tuyos. Es una pequeña joya reluciente. Todavía lo releo. Un saludo, poeta mejor.

Alejandro Lérida dijo...

Por cierto, Felipe, ¿qué le pides a un poema como lector? Me gustaría saberlo.

FBR dijo...

Gracias, Alejandro.
No tengo ningún patrón de gusto para los poemas, aunque sí tengo prejuicios, claro está, porque me temo que el gusto estético acaba teniendo más que ver con los prejuicios que con las teorías y las convicciones. (Lo decía Voltaire: "El prejuicio es una opinión sin juicio".)
En líneas generales, creo que un poema puede gustar por las razones más imprevisibles. Y me parece bien así.

Ángeles Hernández dijo...

Pues sí, el poema me gusta y no sé por qué ya que me da cierta pena "tener tiempo frío dentro del corazón".

Si me apunto a la hoguera de cada año a partir del próximo ( falta poquito)¿No sería posible que ese tiempo frío fuera poco a poco calentándose y volver a tener una nueva copa, llena, para apurarla en lo que podría ser una nueva vida, una nueva ilusión?.

"Malgré la desilusión" , me encanta este poema, pero sigo sin saber por qué. ¿Es necesario?.