sábado, 27 de junio de 2009

ASUNTOS PENDIENTES



La mañana se le presentaba un poco dura: tenía que ir a la ORM a pagar el IBI, el IAE y la TAU, con sus recargos de demora correspondientes (sus RDC, supongo), porque se le había pasado el plazo por culpa del tiempo que le quita su cargo directivo en la APA, y luego tenía que pasar por la OMIC porque los de FEDEMA le habían consignado en la factura un IVA incorrecto por tercera vez y había decidido presentarles una denuncia, circunstancia que aprovecharía para ponerle otra al BBVT por haber incrementado la tasa TAE de manera abusiva en el préstamo hipotecario que se había visto obligado a pedir para la adquisición de una VPO.
.
Luego iría a Correos para enviar una carta de protesta a la ANFAC, un boletín de suscripción al ANDELE, un recibo atrasado a la FUP y un giro postal a una ONG. Una vez hecho esto, se pasaría por la FNAC para ver las últimas novedades discográficas, y quizá le diese tiempo a tomar el aperitivo en la peña PLUD. Después de eso, su intención era ir a alguna oficina de Telefónica para pedir información sobre la línea ADSL, y luego a la sede de UGT, por si podían facilitarle allí las señas de la CFDT en Lyon, donde trabaja un primo suyo que antes era jefe del CEMLA. Luego iría a la estación, que está al lado del FEMPLE, para comprar un billete del AVE, y quizá le daría tiempo a pasar por el CACRS para ver la exposición de documentos de la CIA. (El mes pasado hubo una, excelente, sobre la KGB.)
.
Una vez hechas estas gestiones, iría al SAS para que le diesen los resultados del TAC y de allí, quién sabe, podría acercarse al CSIC para comprar un libro sobre los trovadores provenzales, porque es materia que entra en el temario de literatura de la UNED, en la que se matriculó el año pasado por influjo de su amigo Alvarado, jefe de personal de GOMMA y socio de UNICEF.
Este era el plan. El plan de una mañana dura, pero sin duda provechosa.

Llegó a la ORM y dijo: “Vengo a pagar el IBI, la TAU y el IAE”. El funcionario lo miró: “Aquí sólo puede pagar el IBI. El IAE se paga en la OFM y la TAU en la OTM, así que usted sabrá”. Y el hombre dijo: “Pues pagaré el IBI”. Y el funcionario le preguntó entonces: “¿Trae el DNI?”, y él asintió. “¿Trae también el PRAC2?”, y ahí lo pilló en falta. “Pues si no trae el PRAC2, no puede pagar el IBI”. (Se le había olvidado el PRAC2.) (Nada menos.) (El PRAC2, que es indispensable para determinadas cosas.)
.
“¿Por dónde queda la OFM?”, y el funcionario le dijo que al lado de la UMP. “¿Y la OTM?”, y eso quedaba justo detrás del PMD. “¿Tendría usted por casualidad un mapa de dependencias municipales, un MDM, como quien dice?”, pero el funcionario le dijo que no, de modo que sin mapa buscó la OFM y la OTM, y en esa aventura se le fue la mañana de forma infructuosa, y no pudo atender sus demás ocupaciones, de modo que se subió a su BMW, enfiló la N4, llegó a casa y se encontró debajo de la puerta un anónimo que decía “Eres un HDP y vamos a cortarte las orejas”, y se tocó las orejas como si se despidiese de ellas, se derrumbó en el sofá y puso la TV, donde un directivo de la OCU disertaba sobre el PIB ante la mirada atónita de un miembro honorífico del COI, y entonces el hombre se quedó tan profundamente dormido, que cualquiera que lo viese pensaría que RIP.

.

5 comentarios:

Javier Divisa dijo...

Me ha dejado KO tu entrada, pero viene bien para despejarme en el cierre de IVA de este trimestre. Los de la AEAT siempre llamando a la puerta. Por lo pronto hoy sábado una vez cierre mis temas me olvidare del modelo 300 y del IRPF, y me iré a tomar unas copas al CONH.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

G.E.F.

(Genial Entrada Felipe)

Manuel G. dijo...

Podría ser peor: si fue al SAS para un TAC, al menos no parece tener el SIDA.

Alejandro Lérida dijo...

Buena entrada, Felipe, directa al peroné de las siglas (risas). Está claro que el "siglo de las siglas" es el s. XXI y no el s. XX. No he podido evitarlo, he aquí el simpático "poemilla muy incompleto" de Dámaso Alonso.

LA INVASIÓN DE LAS SIGLAS

USA, URSS.
USA, URSS, OAS, UNESCO:
ONU, ONU, ONU.
TWA, BEA, K.L.M., BOAC
¡RENFE, RENFE, RENFE!

FURASA, CALASA, CULASA,
CAMPSA, CUMPSA, KIMPSA:
FETASA, FITUSA, CARUSA:
¡RENFE, RENFE, RENFE!

¡S.O.S., S.O.S., S.O.S.,
S.O.S., S.O.S., S.O.S.!

Vosotros erais suaves formas,
INRI, de procedencia venerable,
S.P.Q.R., de nuestra nobleza heredada.
Vosotros nunca fuisteis invasión.
Hable
al ritmo de las viejas normas
mi corazón,
porque este gris ejército esquelético
siempre avanza
(PETANZA, KUTANZA, FUTRANZA);
frenético,
con férreos garfios (TRACA, TRUCA, TROCA)
me oprime,
me sofoca
(siempre inventando, el maldito, para que yo rime:
ARAMA, URUMA, ALIME.
KINDO, KONDO, KUNDE.
Su gélida risa amarilla
brilla
sombría, inédita, marciana.
Quiero gritar y la palabra se me hunde
en la pesadilla
de la mañana.

Legión de monstruos que me agobia,
fríos andamiajes en tropel:
yo querría decir madre, amores, novia;
querría decir vino, pan, queso, miel.
¡Qué ansia de gritar
muero, amor, amar!

Y siempre avanza:
USA, URSS. OAS, UNESCO:
CAMPSA, CUMPSA, KIMPSA,
PETANCA, KUTANZA, FUTRANZA…

¡S.O.S., S.O.S., S.O.S.!
Oh, Dios, dime
¿hasta que yo cese,
de esta balumba
que me oprime,
no descansaré?
¡Oh, dulce tumba:
una cruz y un R.I.P!

Sin más (risas), un saludo.

nmml dijo...

FBR, eres EMG