lunes, 2 de marzo de 2015

GENTE EXTRAÑA



La realidad resulta problemática por definición, a pesar de que lo más problemático tal vez consista en definirla, pues es posible que no haya otro concepto más sometido a la libre interpretación de cada cual. Sea como sea, la realidad, aparte de por definición, resulta especialmente problemática si confiamos su rumbo a quienes tienen menos sentido de la realidad colectiva que un pez de colores criado en una pecera.

Quién pudiera no tener que decirlo, y menos aún en una alegre mañana de sábado de carnaval, pero el caso es que hemos puesto nuestra realidad común en manos de gente muy extraña. Gente que está convencida de que tiene que trasladarse en coche oficial incluso cuando asiste a una rueda de prensa para presentar el proyecto del carril bici como alternativa a los atascos y a las emisiones contaminantes. Gente que cree que hay que comer en restaurantes escogidos -con cargo al resto de la gente- para mantener reuniones de trabajo encaminadas a que el resto de la gente tenga algo que comer, así sea tras hacer cola en un comedor benéfico, ya que al fin y al cabo los políticos han conseguido en cuestiones gastronómicas la cuadratura del circulo: que los restaurantes de varios tenedores se conviertan para ellos en comedores de beneficencia, por aquello de salirles gratis, cuyos menús vienen a ser el equivalente –aunque en versión algo mejorada- del bocadillo del obrero. Gente extraña que necesita una secretaria hiperactiva, un vicesecretario diligente, un subdelegado de confianza en el que subdelegar, un chófer a jornada completa, un jefe de protocolo, un jefe de prensa y unos asesores que a su vez necesitan una secretaria, un vicesecretario, tal vez un chófer, tal vez unos asesores especializados en asesorar a los asesores, para que el asesoramiento resulte lo más asesorado posible. 

Gente extrañísima que entiende que un sueldo no es más que un trámite necesario para la consecución de un sobresueldo. Gente extraña que legisla urbi et orbi el delito fiscal y que, de puertas para adentro, aplica a las leyes que promulga un método aproximadamente homeopático: manejar dineros delincuentes y elaborar contabilidades propias de estraperlistas, cabe suponer que para que quede claro que la ley es igual para todo el mundo, excepción hecha de los valedores oficiales de la ley, que demasiado tienen ya con inventarse las leyes como para tener también que cumplirlas a rajatabla. Gente culpable que resulta inmune al reconocimiento de su culpabilidad, ya sea con argumentos sofísticos o sencillamente de patio de colegio: “Yo no he sido”. Gente extraña que promete en falso desde la convicción de que lo importante no es cumplir las promesas, sino formularlas con alegría y contundencia retórica. Gente que sabe que la corrupción puede convertirse en un aval de cara al electorado. 

Gente.

.

domingo, 15 de febrero de 2015

Alguien lee cuatro poemas, escribe seis y lo primero que pregunta es "¿Por dónde se va al Monte Parnaso?".

.

sábado, 14 de febrero de 2015

COLLAGE DE HOY: "DESPEDIDA DE SOLTERA"


Perdón por mi ignorancia, pero en las librerías ¿en qué estante colocan 50 sombras de Grey? ¿En el de novela romántica, en el de libros de autoayuda o en el de ciencia-ficción?

.

viernes, 13 de febrero de 2015

A quien firma una hipoteca no deberían darle una escritura de propiedad, sino de perplejidad.

.

jueves, 12 de febrero de 2015

Visto lo visto, la solución política de Madrid tal vez consista en devolver el territorio a los Bonaparte.

.
No nos engañemos: todos tenemos la secreta esperanza de aparecer en la lista Falciani con unos cuantos millones heredados de aquella tía abuela nuestra que echaba la buenaventura en la ferias y fiestas de la comarca.

.

miércoles, 11 de febrero de 2015

SÍNDROMES



No es por crear alarma social, pero me temo que la psicología –esa ciencia no sólo inexacta, sino a veces incluso un tanto nigromántica- puede acabar con el concepto de “delito” tal como hemos venido entendiéndolo hasta ahora, en el caso de que no consiga desterrarlo para siempre del código penal, que habría que reescribir para transformarlo en un catálogo de trastornos psicológicos tipificados. Sin ir más lejos, el abogado del ladrón del Códice Calixtino y de los dineros piadosos de la catedral de Santiago de Compostela va a utilizar como argumento exculpatorio de su cliente un diagnóstico de “síndrome de acumulación compulsiva”, que consiste nada menos que en la incapacidad de contener el impulso de apoderarse de cosas ajenas, ya sean códices medievales o billetes de 50 euros, pues, al parecer, el acumulador patológico no hace distingos con tal de acumular, aunque no parece que a este le haya dado nunca por amontonar periódicos atrasados ni envases de plástico, ya que eso exigiría un diagnóstico diferente: el síndrome de Diógenes, que es como el síndrome de acumulación compulsiva pero en versión de vertedero.

  Si el argumento del abogado defensor tiene éxito como eximente, las cosas, ya digo, van a cambiar de raíz, y supongo que para mejor, al menos para determinados gremios. Te pillan, no sé, atracando un banco y alegas que en realidad no estabas robando nada, sino que tienes la desventura de padecer el síndrome de acumulación compulsiva, y ya los policías ni siquiera se toman el trabajo de pedirte el DNI, pues de sobra saben ellos que el que empuñaba la pistola no eras exactamente tú, sino tú síndrome. Si yo fuese banquero, en fin, duplicaría el grosor de los cristales de las ventanillas.

      Pero los jolgorios jurídicos no acaban en Galicia, sino que se ramifican hasta Cataluña. El presidente del FC Barcelona, ante la imputación del club por presunto delito fiscal, no ha dudado en llevar las cosas al territorio no ya del realismo mágico, sino incluso del independentismo maravilloso: atribuir la imputación a una turbia maniobra estatal, en venganza por las adhesiones de los directivos y jugadores del club al llamado proceso soberanista. Y es que, visto lo visto, en Cataluña levantas una piedra y te sale no sólo media docena de padres de la patria, sino también otra media de mártires de la patria, en el caso de que ambas condiciones no suelan ir juntas, que es lo frecuente. Si Cataluña alcanza algún día su independencia, me temo que va a tener que gastar mucho en estatuas de próceres, y ojala que ninguno de ellos sea aficionado a la equitación, ya que el coste de las estatuas ecuestres tiende a dispararse.

            Ante este tipo de fenómenos, no queda más remedio que hacerse preguntas, todas ellas similares: ¿qué es la realidad?, ¿en qué realidad vivimos?, ¿qué grado de realidad compartimos con nuestros semejantes? Etc. Y las respuestas, en fin, a la carta.

.

domingo, 8 de febrero de 2015

Casi todas las necrológicas podrían titularse: "Yo, mi ego, mi super-yo y un muerto más o menos ilustre que pasaba por allí".

.

sábado, 7 de febrero de 2015

Hay gente solemne de solemnidad.

.

viernes, 6 de febrero de 2015

A las paradojas célebres (la de Schröndinger, la de Codman, la de Zenón de Elea...), habría que sumar la paradoja de Repsol: baja el precio del petróleo y sube el precio de los carburantes.

.

martes, 3 de febrero de 2015

UNA SUGERENCIA

Si alguien de aquí tiene amistad con Xavier Sardá -incorporado ahora al guiñol de tertulianos de La Sexta-, tal vez debería decirle que una frase se construye con sujeto, verbo y predicado (dicho sea a la antigua), no con 4 o 5 sujetos seguidos sin verbo ni predicado, ni con 4 o 5 verbos exentos de sujeto y de predicado, ni con un predicado sin verbo ni sujeto, porque si no, todo parece un glugluglú.

.

lunes, 2 de febrero de 2015

La condesa viuda de Downton Abbey pregunta con estupor: "¿Qué es un fin de semana?".

.

domingo, 1 de febrero de 2015

Cuando encuentren los huesos de Cervantes podrían empezar a buscar los brazos de la Venus de Milo.

.

sábado, 31 de enero de 2015

Primera copia completa, en papel, de la novela.
448 folios.
Ahora empieza otra fase: la de la tinta roja.