miércoles, 26 de agosto de 2015

OPTIMISMO



Parece claro que vivimos en una sociedad instalada en el pesimismo, y el pesimismo –tanto a nivel privado como a escala colectiva- suele tener muy mal remedio, al ser menos un estado de ánimo caprichoso que la constatación forzosa de una realidad. De todas formas, creo que ese pesimismo generalizado podría contrarrestarse mediante la aplicación de una certidumbre de naturaleza un tanto paradójica: hacernos felizmente a la idea de que vivimos en un país que no tiene arreglo posible. Si partimos de ahí, si aceptamos esa evidencia, no me cabe duda de que construiremos entre todos una sociedad tan desastrosa como la presente, pero mucho más optimista, que es de lo que se trata.

            Una sociedad, no sé, en que nos haga gracia que nuestros principales estafadores, en vez de estar en la cárcel, se paseen en un yate. En que nos alegre la mañana el hecho de que nuestros más consumados corruptos tengan éxito en las urnas. En que nos colme de orgullo el que unos independentistas reaccionarios se presenten como una opción de progreso. En que nos parezca un chiste inocente el que los xenófobos se disfracen de filántropos. Una sociedad en que los redentores nos regalen el oído con la promesa de unos paraísos artificiales, aunque para ello tengamos que renunciar a los magníficos purgatorios artificiales que ya nos regalaron las anteriores tandas de redentores. Un país en que las cifras del paro nos suenen a cuento de Navidad: una tragedia que, tarde o temprano, tendrá un final feliz. Y así sucesivamente.

            Tan fácil, en fin, como eso. Nos empeñamos en ser pesimistas porque no somos capaces de empeñarnos en ser optimistas, según nos tiene avisado el gran Perogrullo. Acabamos alimentando una inquina irracional contra nuestros gobernantes, con lo piadoso que resultaría el perdonarles sus faltas y desmanes, sus ineptitudes y diabluras. Acabamos recelando de los abanderados, con lo cómodo que nos resultaría marchar disciplinadamente detrás de cualquier bandera que agite heroicamente algún padre adoptivo de esas patrias que se caracterizan por ser siempre más patrióticas que las patrias propiamente dichas. Acabamos dudando del mensaje conmovedor de quienes prometen llevarnos a todos de la mano a la mismísima Arcadia sociológica, sin valorar como deberíamos el mucho esfuerzo que conlleva el conseguir hipnotizar a la plebe con el cacareo de la gallina de los huevos de oro.

            Seamos positivos. Si aceptamos, como les decía, que nuestro país no tiene arreglo posible, el país se quedará desarreglado, porque en todo proceso revolucionario tiene que haber una víctima, pero nosotros nos quedaremos mucho más tranquilos, contentos con nuestro pesimismo optimista, o viceversa, y seremos así más civilizados, más meditativos, más razonables y, sobre todo, mucho más tontos de lo que ya somos, que es algo que nunca viene mal.

.

miércoles, 5 de agosto de 2015

lunes, 27 de julio de 2015

TURURÚ



(Publicado el sábado en prensa)

Dos o tres alcaldes entrantes propusieron la bajada de los sueldos de los miembros de su corporación municipal, empezando por ellos mismos, y se han llevado su merecido y su escarmiento: tururú.


            En cualquier democracia avanzada hay que tener muy claro que los recortes salariales se inventaron para los votantes, no para los votados, que demasiado tienen ya con la humillación de someterse a un proceso electoral para poder aspirar a un sueldo digno. Un sueldo digno que otorgue no sólo dignidad a quien lo percibe, sino también alegría, porque no queremos concejales apesadumbrados que, en vez de verbenas, organicen rosarios de la aurora y que, en vez de polideportivos, se limiten a construir tanatorios. Para que las instituciones funcionen, nuestros alcaldes y concejales deben ser personas risueñas y bien pagadas, no penitenciales y mendicantes, pues el estado de ánimo institucional irradia por ósmosis a la ciudadanía, y en eso todos tenemos mucho que perder si las cosas se tuercen. Un concejal con una nómina de médico o de albañil, así sea médico o albañil en la vida corriente, es un peligro: igual ni siquiera le merece la pena levantarse de la cama para ir a un pleno, por mucho que esa asistencia se la paguen aparte. Igual ni le sale a cuenta firmar por triplicado una ordenanza. Y al limbo entonces la civilización por la que hemos luchado desde la época de los mamuts.


            Los gobernantes reacios al ahorro argumentan que los políticos mal pagados corren el riesgo de corromperse. Se trata de una premisa tan convincente como espeluznante: tener satisfecho al ladrón para que no robe, lo que si bien dice muy poco de la solidez moral de nuestros representantes democráticos, dice en cambio mucho de su optimismo moral ante el defecto de la codicia: dar por hecho que tiene fondo. Por si acaso ese argumento no bastase, argumentan también que los sueldos de los cargos públicos han de ser elevados para poder atraer a la política a lo mejor de cada casa. Claro que sí: no conoce uno a ningún premio Nobel de economía que no esté deseando ser concejal de hacienda del ayuntamiento de Valdecabrillas del Toboso. No conoce uno a ningún arquitecto de renombre planetario que no esté dispuesto a convertirse en delegado de urbanismo del ayuntamiento de Panajonosa del Duque. El problema suele ser que en todas las valdecabrillas y en todas las panajonosas del universo conocido hay mucho paro y los vecinos se adelantan al economista y al arquitecto ilustre en la ocupación de una concejalía, pues de algo hay que vivir, y que el premio Nobel y el arquitecto se las arreglen como puedan, porque el mundo, amigo mío, no es ni de lejos Shangri-La.


            Sea como sea, lo último que debe hacer un país empobrecido es empobrecer a sus representantes democráticos, porque entonces apaga y vámonos: una cosa es que seamos pobres nosotros y otra cosa es que se resignen a tener un salario de pobre quienes se desviven para que los pobres podamos disfrutar de la iluminación navideña, de un buen alcantarillado, de una gincana popular o de una rotonda. Eso hay que pagarlo. Eso hay que valorarlo como se merece.


            De modo que se impone el más incontestable de los argumentos a los demagogos de la pobretería municipal: tururú. 

martes, 21 de julio de 2015

INTERROGANTE EDITORIAL ha montado una exposición virtual de mis collages. (36 en total, de los últimos 10 años.)

Si alguien quiere asomarse, este es el enlace:

http://interrogante-editorial.blogspot.com.es/


1
2
3

ALEGORÍA: LA TROIKA


martes, 30 de junio de 2015

SUELTOS

 Aznar camina por el mundo como si fuese el hombre que mató a Liberty Valance.

La pena de haber necesitado más de medio siglo para darme cuenta no sólo de que me gusta más la Pepsi que la Coca-Cola, sino también de que no me gusta ninguna de las dos.

Cayo Lara y Alberto Garzón parecen Batman y Robin intentando venderle la burramóvil al Señor Frío.

Lo rara que es la vida: la palabra "huésped" lo mismo designa al que aloja que al alojado, de lo que se deduce que nunca se está realmente -ay- en ninguna parte.

Las sandías son las cerezas del Pleistoceno.

viernes, 12 de junio de 2015

SUELTOS DEL VIERNES

(LAS CONSECUENCIAS COLATERALES) El rey revoca el título de duquesa de Palma a su hermana.
Urdangarín se queda sin su chiste estelar.


Hay quien escribe en un post-it una frase doméstica del tipo "Voy a la panadería y vuelvo" y da por hecho que ha escrito un aforismo.

 El pacto más pactante de la parte más pactada de los pactos impactantes...

 Parece ser que el principal sospechoso de la muerte de Christopher Lee es Peter Cushing.

.

martes, 9 de junio de 2015

SUELTOS

La apelación al contexto es el último refugio de quienes han soltado una barbaridad en su exacto contexto de barbaridades.


El problema principal de la narratividad política es que nunca alcanza a convertirse en un cuento de hadas del todo convincente.


El problema de los pactos entre partidos políticos es que tradicionalmente se plantean como un chantaje mutuo. A costa de lo que sea, con excepción -por supuesto- de los intereses estratégicos de quienes deberían asumir los pactos no desde una mentalidad pandillera, sino como un deber ineludible de servicio.
Si los siervos de la gleba nos tragamos a diario los sapos que nos echan los políticos, no va a pasar gran cosa por el hecho de que ellos se traguen de vez en cuando algún que otro sapo, sobre todo si tenemos en cuenta que la mayoría de nuestros representantes son sapos convertidos en príncipes gracias a nosotros.

PLANETA TIERRA
He oído decir a más de uno que Gabriel García Márquez es un escritor poco menos que de merengue y que Dickens es un novelista populachero.
He oído decir a más de dos que Nadal no sabe jugar al tenis.
He oído a varios sostener, como un dogma incontestable, que las imágenes del hombre en la Luna son de estudio.
Alguien dijo que la vida es sueño.
Estoy deseando que alguien me diga que nuestra realidad es la pesadilla de una máquina.

.

viernes, 29 de mayo de 2015

SUELTOS

En los vuelos low cost, para potenciar su ambiente retrosociológico, debería haber siempre al menos un pasajero que llevase una jaula con una gallina.

Calentamiento global en el planeta de las destructoras de papel de las instituciones.

Rajoy está como Dios manda.
(Como cuando mandaba las plagas a Egipto, sin ir más lejos.)

Una solución posible para que Esperanza Aguirre toque vara de alcaldesa: embarcarse con Cospedal, con Rita, con Rus y con Monago y formar entre los cinco un ayuntamiento, con mayoría absolutísima, en la isla de Perejil.

Esperanza Aguirre debería darse por vencida y resignarse cuanto antes a que Madrid se convierta de aquí a unos días en Sanisidrogrado.

Rajoy es de esos que si les ataca un cocodrilo, cierran los ojos con mucha fuerza, convencidos de que así el cocodrilo desaparece.

La exministra Ana Palacio sitúa a Ada Colau y a Podemos en el mismo nivel de peligrosidad ideológica que el partido de Le Pen y que Estado Islámico.
(Creo, no sé yo, que en la sede central del PP deberían repartir menos sobres y más vales para una sesión gratuita de electroshock.)

.

lunes, 25 de mayo de 2015

domingo, 24 de mayo de 2015

Cádiz. Patio de la pensión España, en la que se hospedó Trotski durante su estancia en la ciudad, en 1916.

Esperanza Aguirre, fiel a su naturaleza parapsicológica, introduce un factor parapsicológico en las elecciones: "Espero que el Espíritu Santo inspire a los madrileños para que voten hoy lo mejor para Madrid".
 
(Si les sobrevuela a ustedes un palomo, ya saben: salgan corriendo.)

.

lunes, 18 de mayo de 2015

CONSEJOS ELECTORALES

1) Nunca votes en urnas de plástico. Exige urnas de cristal.
 

2) Si tu candidato favorito te decepciona, conversa con él, para que de ese modo la decepción pueda ser recíproca.
 

3) Entre dos corruptos, vota siempre al más gordito.

.

domingo, 17 de mayo de 2015

LOS TÍOS



Reconozco mi fe inquebrantable en la capacidad redentora de nuestro sistema penitenciario: no hay delincuente VIP que, tras su paso fugaz por la cárcel, no salga de allí transformado en un moralista, dispuesto a dar lecciones gratuitas de comportamiento cívico a quienes quieran aprender, que somos casi todos, ya que casi todos andamos faltos de líderes y de referentes morales, en parte por la sobreabundancia de líderes y de referentes a la inversa. Ellos pasan entre rejas una temporada –generalmente breve, casi testimonial, casi simbólica- y salen de allí que da gusto escucharlos, inflexibles en su denuncia de la arbitrariedad de las leyes, combativos con respecto a la manipulación mediática de su inocencia, con el dedo siempre levantado, en actitud admonitoria. Es un poco como lo de san Agustín. Un poco como lo de san Pablo. Un poco –también- como lo de Jekyll y Hyde. Pasan por el trullo y se diría que les falta apenas un hervor para ascender al rango de arcángeles de la sociopolítica o de la socioeconomía, lo que para el caso viene a ser casi lo mismo. De lo limpios de alma que salen. De lo niquelados de espíritu, los tíos. De lo alados. Lo mismo un banquero que un tesorero. Lo mismo un presidente autonómico que un alcalde. Lo mismo un Dioni que un Roldán. Como te lo digo: limpios y niquelados. Dando lecciones. Incluso en la tele, los tíos. 

            Lo que no entiende uno es que, comprobados de sobra los beneficios espirituales que reporta el pasar unas cuantas semanas en el talego, nuestros prohombres no ingresen voluntariamente en él, así no tengan ningún delito por el que hayan podido pillarlos, que eso al fin y al cabo es lo de menos: ¿hay cosa más bonita en el mundo que convertirse, por voluntad propia, en chivo expiatorio? (Bueno, sí: tal vez el convertirse, por voluntad ajena, en cabeza de turco, pero esa sería otra historia.) Es que sales de allí fortalecido, coleguita. Es que sales que ni te lo crees. Eso es como el fitness, aunque para el alma inmortal. De como sales. De lo dabuti que sales.

            …Pero vayamos al aspecto espinoso del asunto, a saber: llega un momento en la vida -un momento de veras triste, de pura decadencia- en que cualquier persona se resiste a que le den lecciones de honorabilidad, así provengan esas lecciones de los delincuentes VIP que han hecho su camino de Damasco en chirona, que son los más acreditados para esa tarea divulgativa de los principios morales. Llega el momento, en fin, que como que no. Que gracias, pero que no. Y eso, por el bien de todos, hay que conciliarlo. Si creemos de verdad en la capacidad redentora del trullo, aceptemos sin fisuras la autoridad moral de nuestros redimidos. Acojamos su discurso moral como un regalo de la vida. Porque es que da gloria ver cómo salen de allí –y qué envidia- los tíos.

.

lunes, 11 de mayo de 2015

SUELTOS

Un lema electoral, por si le sirve a algún candidato: LOS HAY PEORES.


Eduardo Inda demostrará algún día, con documentos, que el cuartel general de Spectra está en Venezuela.


Lo de Esperanza Aguirre es política neurodegenerativa.


En un país como el nuestro, en el que los políticos pillados en delito pretenden hacerse pasar por mártires, resulta raro que en los restaurantes no sirvan chuletas de chivo expiatorio. 

.