martes, 21 de abril de 2015

SUELTO

El gobierno está inusualmente torpe: lo de Rato se resuelve en dos días con la inhabilitación de un juez y con la apertura de un expediente disciplinario a un técnico de Hacienda.

(Por lo demás, a este paso, con tanto innombrable dentro, en el PP van a tener que referirse entre sí con números.)

 


Tras la pista fascinante de Essad Bey, que también fue Kurban Said, nacido Lev Nussimbaum (Bakú 1905- Positano 1942).

domingo, 19 de abril de 2015

HUELGUISTAS SIN HUELGA


(Publicado ayer en prensa)

Todos nos hemos extrañado alguna vez por el hecho, tan insólito como virtuoso, de que, a lo largo de estos años de democracia, nuestros políticos no se hayan puesto en huelga como protesta por las decisiones de la ciudadanía, ya que, a fin de cuentas, se supone que ellos son los empleados y nosotros los jefes, aunque la realidad se encargue de indicar más bien todo lo contrario, por esa afición que tiene la realidad común a volverse comúnmente irreal. Resulta curioso, en fin, que ningún presidente de gobierno se haya puesto en huelga como revancha por una huelga general convocada por sus adversarios políticos y sindicales, como curioso resulta que, tras unas elecciones, ninguno de los líderes de los partidos perdedores haya decidido ejercer una oposición meramente pasiva, de brazos caídos y de boca callada, como muestra de desacuerdo vehemente con la decisión mayoritaria de los votantes.


            Todo sería cuestión de inaugurar la tradición. Que un ministro de agricultura se pusiera en huelga porque los vaqueros no han cubierto el cupo de leche, pongamos por caso, o incluso porque lo hayan excedido, pues con las vacas nunca se sabe. O que un concejal encargado del cementerio se declarase en huelga de hambre porque la gente se dedica a robar las flores de unas tumbas y ponerlas en las de sus deudos, para que de ese modo el homenaje póstumo les salga gratis. O que un viceconsejero de sanidad emprendiera una huelga a la japonesa, renunciando incluso a la hora del bocadillo, para protestar por el hecho de que a todo el mundo se le ocurra coger la gripe a la vez, saturando de ese modo, de manera tan irresponsable e incívica, los hospitales y ambulatorios.


            Que nada de esto haya ocurrido habla mucho y bien no sólo de la gran responsabilidad de nuestros dirigentes, sino también de la solidez de su sentido de Estado, ese sentido de Estado que nadie sabe del todo en qué consiste, pero que, con arreglo a su historial de logros, lo mismo sirve para aprobar una subida de impuestos en tiempos de crisis aguda que para meternos en la guerra de Irak. Al contrario que ellos, los ciudadanos tenemos menos sentido de Estado que estados de sentido, y de ahí sin duda el hecho de que, con más frecuencia de la deseable, el sentido de Estado lo interpretemos no sólo como un sinsentido, sino que también lo padezcamos como un sinvivir.


            Se podrá alegar que muchos de nuestros políticos no dan un palo al agua y que, a efectos prácticos, es como si estuvieran en una huelga permanente, pero no sería justo, ya que, al fin y al cabo, la política no necesita figuras, sino figurantes, figurines e incluso figurones, para que este teatro social que nos traemos entre todos pueda seguir ofreciendo a diario la representación de una tragicomedia colectiva que podría tomar prestado el título de la de Lope de Vega: El remedio en la desdicha.

.
Visto lo de Strauss-Kahn, lo de Lagarde y lo de Rato, lo raro es que a nadie se le ocurriera nombrar director del Fondo Monetario Internacional al Vaquilla, el más alegre de los bandoleros.

.

jueves, 16 de abril de 2015

martes, 14 de abril de 2015

SUELTOS

Cada vez parece más evidente que si Podemos gana las elecciones, nuestro representante en Eurovisión será Monedero.

El problema principal de todo selfie es que los hombros no están alineados.

Si hablamos de gastrobar, tendríamos que hablar también de podozapatería, de musidiscoteca y de bibliolibrería.

EL PERIODISMO MISTERIOSO
Leído hoy en prensa: "Las elecciones andaluzas han supuesto un batacazo de dimensiones góticas para algunos partidos".
Y se pregunta uno: ¿en qué consiste, con exactitud, una "dimensión gótica"? ¿En el formato del libro de horas de Catalina de Cleves, pongamos por caso, o en el tamaño de la catedral de Sevilla?.

El conde Drácula, gran profesional y mejor persona...

El álbum de fotos de J. Verstrynge debe de ser como el de una chirigota: cada año un disfraz distinto.

UNA PATOLOGÍA INTELECTUAL
Al fin y al cabo, a la infanta le pasa lo mismo que a algunos escritores: que no sabe ni lo que firma.

Tenemos derecho a las ilusiones, a todas, pero tal vez sin olvidarnos de que, en política, resulta más fácil pintar paraísos mágicos que restaurar la realidad.

Está uno casi seguro de que no hay editor o editora de literatura mayormente baratucha que no esté convencido o convencida, allá en sus fantasías profesionales, de que a él o a ella NO se le hubiesen escapado Proust, Lampedusa, John Kennedy Toole y tantos otros a los que varios editores de su tiempo dieron con la puerta en la nariz.
 .

lunes, 13 de abril de 2015

Esto me parece muy bueno.


domingo, 12 de abril de 2015

COLLAGE: "La ITV"


Si hablamos de gastrobar, tendríamos que hablar también de podozapatería.

EL PERIODISMO MISTERIOSO

Leído hoy en prensa: "Las elecciones andaluzas han supuesto un batacazo de dimensiones góticas para algunos partidos".

Y se pregunta uno: ¿en qué consiste, con exactitud, una "dimensión gótica"? ¿En el formato del libro de horas de Catalina de Cleves, pongamos por caso, o en el tamaño de la catedral de Sevilla?

.

viernes, 10 de abril de 2015

LA CORTESÍA DE LOS DESCONOCIDOS

Un amigo me manda el enlace de una entrevista con un poeta leonés que me suena difusamente -muy difusamente, y no es menosprecio calculado- de los tiempos parlanchines de la poesía del silencio y todo aquello. Por la foto, debe de andar por los sesenta y tantos, aunque en las respuestas se le nota el impulso de un chiquillo... me temo que en todos los sentidos posibles.

-Un autor o autora insoportable (o un libro insoportable).
-No pude terminar El jinete polaco, de Antonio Muñoz Molina. Los libros de Felipe Benítez Reyes, ni siquiera los intenté.
 
-¿Qué cualidad prefieres en una persona?
-Como Robert Walser, la cortesía.

(Bueno, la secuencia es fantástica, ¿no? Ni queriendo.)

Lo curioso es que este hombre, sea quien sea, y a pesar de su cortesía, no tenga a mano a un amigo o familiar que le prevenga de que no se puede decir una cosa así ni siquiera en el periódico de tu comarca, a pesar de que en la tierra nativa la gente lee esas cosas con la indulgencia que da el paisanaje; alguien que le sugiera, en fin, que no conviene decir algo que se traduzca -con el traductor automático de la mente- de la siguiente manera: "Los libros de ese tipo que me cae tan mal deben de ser tan malos, que ni siquiera me he tomado la molestia de leerlos". No, hombre, no hay que ser tan inocentón. Hay que ir a la estocada: "Fulano es un autor pésimo. Nunca he podido terminar sus libros", lo que no dejaría de ser verdad: si no los has empezado, no mientes si dices que no has podido terminarlos.

La pregunta que me hago es la siguiente, y parte de varios enigmas: habiendo en el mundo millones de escritores posibles de citar como insoportables (en realidad todos, según las intenciones y el grado de desahogo de cada cual), ¿qué mueve a este hombre -al que ni conozco, al que no he leído no por aversión, sino simplemente porque no sé qué ha escrito o dejado de escribir; del que por lo mismo no he escrito ni dicho nada desfavorable, ni siquiera por alusiones; con el que no me he cruzado ni probablemente me cruzaré jamás en la vida- a elegirme como el paradigma de lo insoportable?

Ese es el misterio, ya digo. El gran ¿¿¿???, como quien dice.

(¿Dónde estará el germen? ¿Cuál será el detonante?)

El enigma de una animadversión, en fin, que debe de ser un enigma especialmente para el que la fomenta. 

(Propósito -inconcreto- de escribir un relato sobre esto.)

.

miércoles, 8 de abril de 2015

EL COLLAGE DEL DÍA

"Especulación inmobiliaria (2014)"





  


.

miércoles, 1 de abril de 2015

Esta mañana: la niebla.
(Esperemos que no la de John  Carpenter.)


 

lunes, 30 de marzo de 2015

LOS HUESOS



Todo suele ser cuestión de tenacidad. Si nuestro país, por la razón que sea, necesitaba los restos de Cervantes, podíamos dar por hecho que los huesos de Cervantes acabarían apareciendo, ya que en España hemos perdido muchos vestigios históricos, pero huesos poquísimos: tenemos las cunetas sembrados de ellos, hasta el punto de que si los huesos arborecieran, nuestros campos se convertirían en bosques frondosos del árbol del hueso. En el proceso de búsqueda, hemos padecido incertidumbres e incluso desánimos, hallazgos de resultado decepcionante, pero, al final, ahí los tenemos. Los huesos. Los de Cervantes, que han sido tan trabajosos de hallar como lo serían no ya los de Alonso Fernández de Avellaneda, sino incluso los de Amadís de Gaula.

            Ha sido un triunfo indiscutible para los investigadores encargados de la búsqueda y un triunfo colateral para los políticos que se la encomendaron, ya que los políticos suelen ser triunfalistas por naturaleza y no pierden la ocasión de triunfar, así sea mediante osamenta ajena. Se espera, además, que, una vez depositados los restos en un túmulo adecuado, el asunto ascienda a triunfo turístico, pues parece natural que el convento madrileño de las descalzas se convierta en destino de peregrinación de los millones de cervantistas que se diseminan por el mundo, al igual que la momia de Lenin lo ha sido para los leninistas de todo el orbe. 

Ahora bien, si en el Vaticano se conserva un estornudo embotellado del Espíritu Santo, lo bueno sería que nuestros investigadores, para competir en prodigios, descubrieran el esqueleto del gigante Caraculiambro, señor de la isla Malindrania, a quien venció en disputa singular el jamás como se debe alabado caballero don Quijote de la Mancha. Pero, comoquiera que vienen elecciones, a nadie le cabe duda de que todo se andará.

            Los huesos venerables de Cervantes van a ser pocos, por andar muy desperdigados, según parece, aunque suficientes para los fines turísticos que han motivado en buena parte su búsqueda, y contamos además con el consuelo de que si bien los británicos han tenido siempre localizado el esqueleto completo de Shakespeare, nosotros sabemos más de la vida de Cervantes que ellos de la de su genio nacional, de quien no obstante se escriben biografías que, a lo largo de 800 o 900 páginas, nos informan minuciosamente de todo cuanto se ignora sobre él.

            En el plano de la sugerencia, tal vez podría encargarse a un equipo de científicos el desvelamiento de la fórmula del bálsamo de Fierabrás, que, una vez homologado por el Ministerio de Sanidad como apto para el consumo de quienes no hayan sido recibidos en la orden de la caballería andante, no sólo tendría una buena salida entre los turistas de pies cansados que visiten la futura cripta, sino que además resolvería la papeleta presupuestaria al citado ministerio, por servir esa poción para dolencias muy diversas.

            Aparte de eso, el ayuntamiento de Arganda del Rey, por boca de su concejal de cultura, reclama para esa villa el ser la cuna verdadera de Cervantes. De modo que el entretenimiento, como quien dice, no ha hecho más que empezar.

.

martes, 24 de marzo de 2015

SUELTOS

No sé por qué, pero, cada vez que un político español cita a Churchill, suena más bien a frase de los Monty Python.


Lo más curioso de los análisis postelectorales es que se rigen por el principio de que todos los votantes son politólogos profesionales, cada cual con su estrategia macrosociológica perfectamente calculada.


Los dirigentes de UPyD que pretenden que Rosa Díez renuncie como lideresa del partido lo llevan claro: es como pretender que Evita Perón hubiese renunciado al peronismo o que Homer Simpson abdique de su homerismo.


En atención a los factores psicológicos que suele haber detrás de ella, "silicona" tal vez debería escribirse "psilicona".

.