martes, 30 de septiembre de 2014

Cuando un país no tiene remedio, aparecen por todas partes los curanderos.


.

3 comentarios:

Francisco José Martínez Marín dijo...

Entre la Pax mediática del NODO y el guirigay de la realidad pública actual, no es que uno hasta no sepa cual escoger para su tranquilidad, es que ambos lo abocan a ocuparse de los propios asuntos y trascender con incredulidad lo mínimo la valla del vecino para no caer de espanto.

Microalgo dijo...

Aforismo al canto (rimando con el final del comentario anterior).

Silvio SALVATICO dijo...

Si la enfermedad es contagiosa , que lo es, el curandero no te atenderá , te dirá : no puedo curarte eso , yo puedo arreglar tus demonios y quitarte pesares, ven cuando estés curado y te atenderé con gusto.
Puede haber un Rasputin dispuesto a todo, pero ya no son tiempos de bohemia y, mucho menos de ilusión