viernes, 30 de septiembre de 2011

EL SUEÑO












.

Resulta lógico que casi todos los animales durmamos, ya sea de noche o de día, según nuestro sistema peculiar de depredación o de lo que sea, pero lo que no resulta lógico -ni tal vez aceptable- es que tengamos que soñar mientras dormimos. ¿Para qué sirve un sueño si no eres un oniromante como Artemidoro o como Sigmund Freud? Para nada, y la mayoría de las veces para pasar un mal rato.

Nos dormimos cuando el cuerpo se nos vence, y se supone que dormimos para descansar, aunque la mayoría de las veces nos despertamos más agotados que cuando cerramos los ojos, porque los sueños nos han trasladado a junglas difíciles, nos han hecho viajar en globo aerostático, nos han brindado la ficción de ser perseguidos por un tigre o nos han arrojado a un abismo, entre otras acrobacias. El guión de los sueños suele ser proclive a las acciones de alto riesgo, y no conozco a nadie que haya soñado que duerme tranquilamente en su cama, que sería al fin y al cabo el sueño idóneo.

El concepto de pesadilla define la condición infernal del sueño, lo que no quita que todo sueño sea infernal a su manera, pues no existe sueño que no parezca ser guiado por mano diabólica. Incluso el aventurado que sueña con su actriz predilecta acaba afligido a los dos o tres segundos de despertar, cuando comprueba que todo fue una fantasía sin más fundamento que la frustración, y entonces puede caer en la pesadilla de la vigilia, y ensombrecerse mucho por dentro, porque se da la circunstancia de que no hay sueños imposibles, al poderse soñar en teoría con todo, pero resulta que el hecho de soñar un sueño imposible tiene el efecto paradójico de evidenciar su imposibilidad.

La capacidad de soñar debería ser algo insólito, reservado a los magos y hechiceros de la tribu y negado a la gente corriente. “Ese sueña”, diríamos con respeto, con asombro y con algo de conmiseración. De ser así, podrían montarse espectáculos con los soñadores, que contarían a los durmientes puros sus peripecias oníricas: “Anoche soñé que cruzaba un puente líquido y me topé de frente con un dragón tricéfalo que resultó ser el alma en pena de mi tío Camilo, el que se fue a vivir a La Pampa argentina y regresó de allí con cinco dientes de oro. Cuando le dije que era su sobrino, el dragón se transformó en Uri Geller, el que doblaba las cucharas, que se empeñó en invitarme a tomar el té en el castillo del conde Drácula…”. Y la gente aplaudiría tras la narración de los disparates.

Conocí a un hombre que vivía mortificado por los sueños, pues no lograba olvidarlos, que es lo que solemos hacer casi todos incluso antes de despertar. Recordaba, uno por uno, todos sus sueños, o eso decía. Visitó a médicos de muchas especialidades, aunque ninguno supo librarle de su padecimiento. Murió hace un par de meses, con los ojos muy saturados de horrores aleatorios. Sus últimas palabras fueron: “Ojalá el sueño eterno no sea eterno”. Ojalá.

5 comentarios:

Miguel Cobo dijo...

Hace unos años logré regresar de un sueño:

A la vuelta de un sueño
encontré entre los restos del naufragio nocturno
objetos increíbles sin nombre y sin memoria.
Túnicas inconsútiles sobre cuerpos etéreos
de veloces fantasmas.
Manos sin huellas dactilares, sin tacto y sin caricias.
Acordeones mudos sin abrazos de ciego.
Lunas errantes sin praderas ni xious,
sin ríos donde mirarse ni lorquianos espejos.
Palabras sin poemas
surgidas de las simas de frustrados amantes
vagando como estrellas sin retorno posible.
Vírgenes desterradas de su cuerpo incompleto
paseando desnudas su abominable sexo,
su pureza culpable.
Y pájaros sin alas, sin música y sin aire
condenados a un vuelo perpetuo
entre cables y antenas de troposfera inhóspita.
A la vuelta de un sueño
me encontré con los restos del hombre que transcribe
el tormento y el éxtasis
y traduce sus dudas al idioma universo.


Un abrazo

Ferrán Blasco dijo...

Hola Felipe,
Yo soy bastante partidario de los sueños, creo que su existencia hacen algo más llevaderas las aristas que la realidad posee y mucho más gratificantes las solideces de las fortunas vitales. Conocer la fantasía de esta forma tan inocua, si no eres el tipo que las recuerda al dedillo, me resulta un método muy eficaz para constatar la inmensa bondad que encierra el disfruta con lo que se tiene a mano.
Además, me estoy aficionando mucho a los sueños del duermevela, ese estado fronterizo entre la dormida y la vigilia, son sueños especiales que se recuerdan muy bien.
Por todo ello, vivan los sueños, dormidos o despiertos-
Saludos desde la discrepancia admirada,

José Luis Martínez Clares dijo...

Soñar es como ir a un restaurante y comer lo que te pongan. Mientras no podamos elegirlos, no les encunetro el atractivo. Abrazos

Microalgo dijo...

Qué bueno, el post.

Y el comentario de Maese Martínez Clares.

Lo cito a Usted mismo, si me permite:

(Porque el sueño es asunto aparte: el descenso a una cripta psicodélica de la razón.) (Una cripta en la que el tigre que está devorándote se convierte de pronto en un rinoceronte alado y en la que el cadáver de una bailarina japonesa se abre de piernas ante ti y te dice «Sácame los ojos», por ejemplo.) (Menuda cripta...) (Y tenemos que pasar en ella, diariamente, seis o siete horas.) (Y regresar de allí como si nada.) (Y afeitarnos y salir a toda prisa a trabajar.) (Felipe Benítez Reyes: El Pensamiento de los Monstruos).

Miguel Ángel dijo...

Pues a mí me gustaría despertarme y comprobar que Cospedal y su consejero de Educación no fueron más que un mal sueño. Aunque me hiciese pipí en la cama de la emoción.

Madre mía, que otoño nos están dando...