viernes, 3 de febrero de 2012

FRASE


La caligrafía viene a ser algo así como la poesía neoclásica de nuestra infancia.

5 comentarios:

Amando Carabias María dijo...

Estoy leyendo relatos escritos a mano por niños de educación primaria. Y uno ve cómo ha pasado el tiempo. Yo fui de los que mantuvo vigente cierta editorial que editaba cuadernos de caligrafía. No es que esté muy a favor de esta práctica, pero viendo ciertas letras, a veces se comprende su necesidad. Al fin y al cabo, desde mi punto de vista, la escritura es comunicación, o ha de servir para ello.
La comparación, además, me parece genial. También creo que no sobra transitar por cierta clase de poesía, sobre todo cuando se empieza. Igual que cuando se aprende a montar en bicicleta y la rueda trasera lleva rodiles.

Manuel dijo...

Una buena caligrafía te predispone a escribir, cuando hace años escribíamos cartas a una chica como nos esforzamos, la estetica es esencial. Por cierto me repugna la caligrafía medica , saben que no lo entendemos y los muy maleducados se empeñan en endosartela para intentar hacerte ver que ellos son seres superiores, una amoralidad en posición ventajosa. Saludos

Miguel Cobo dijo...

Y no solo requería tinta para escribirla, sino también para sudarla.

José Luis Martínez Clares dijo...

La evolución caligráfica transforma la ornamentación neoclásica en una calamitosa letra de médico. Saludos

Al-Juarismi dijo...

No digamos la firma del banquero, que tras una caligrafía de ciencia-ficción, está sellando tu sentencia de muerte en vida. Le voy a regalar al médico de familia un cuaderno de caligrafía Rubio para que aprenda. Salud.