martes, 14 de febrero de 2012

EL LÍMITE DE LA CREDULIDAD

De un día para otro nos dicen: “Este muchacho, que antes era deportista, es a partir de este momento duque”. Y decimos que bueno, que vale. “Este muchacho que antes era deportista y que ahora es duque tenía una familia real, pero a partir de este momento forma parte de la Familia Real”. Y decimos que vale.

Pero luego viene lo que viene y ya dice uno que vale, pero que ya vale.

17 comentarios:

Anónimo dijo...

Es grave porque no tenía necesidad, tenía la vida asegurada para él y todos sus descendientes.
El problema de los tontos es que no saben donde está el límite, de los avariciosos, que aunque lo sepan no pueden parar, de los desvergonzados que se lo saltan a la torera, y de los lairones que son enfermos del laironear....

Londres.-

Simplemente Mirella dijo...

gracioso enroque de palabras..

;anuel Marcos dijo...

La credulidad no tiene límites. En palabras de Vicente Núñez, la verdad es la triste consecuencia de haber descubierto la mentira. Vamos a esperar con escepticismo la última resolución judicial sobre Garzón y preparémonos para nuevas dosis de irrealidad y filisteismo.

Miguel Cobo dijo...

Su honra por un ducado (o por mil). En el pecado llevará la penitencia.

Manuel dijo...

Lo tiene muy mal, después de lo de Camps y la condena a Garzón, sin olvidar que hay que poner las barbas a remojar por lo de Grecia, la cabeza de Urdanga vale la del Bautista( la monarquia no se arriesgara a caer por el vasco ) Encima le van a traicionar sus complices, la avaricia rompe el saco ( el tesoro de Sierra Madre ) y los corruptos son chotas y cobardes. Por cierto " Urdanga " en euskera significa " marrana " y no bragueta
Saludos

Al-Juarismi dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
José Luis Martínez Clares dijo...

Es el viejo truco del almendruco. Saludos

Microalgo dijo...

Por aquí toda la peña busca a Abel para darle con algo (indeterminado en los textos bíblicos) en la cocorota. Así somos.

Los políticos lo saben, y a veces se nos ofrecen a algunos como sacrificio humano. Citemos:

Recuerda: alguien tiene que ser arrojado al abismo, para que las mandíbulas se cierren mientras lo devora (Rafael Reig: Todo está perdonado).

Hoy echan a las llamas a la gente de dos en dos. Al del exceso de cara, yo lo entrullaría pero sin mayor alharaca, que el circo está para otra cosa (afortunadamente) y ya no es del estilo romano. Al del exceso de celo, me parece una vergüenza (y un triunfo del búnker) que se le castigue así.

Hasta dentro de los Caínes hay clases, ya ve.

Anónimo dijo...

Creo que nos queda oír el "vale" más doloroso. Algo así como: "Él es el que es; luego nada malo puede hacer. Que no, y no se hable más". Firmo la presente sen...




Uno de la Judería

Anónimo dijo...

me gustaria dedicar a este deportista la estrofa 1 y la 21 del blues del banco mundial de
Ginsberg
Trabajo para el banco mundial,sí, sí
Mi sueldo eran 100000 de los verdes
Conozco mi economia Harvard mejor que tú
No era el trabajo de un burocrata como yo
comprobar el impacto del banco mundial
cuando la deuda daba frutos en el árbol del dinero mundial
chao, Lom

Anónimo dijo...

Creo que de todo esto sale una serie televisiva, " el comisionista ", del cabo de Gata hasta Finisterre no creo que nadie se perdiera esta serie
Chao,Lom

Emilio Fernández dijo...

EL problema es el dinero, poderoso caballero es Don Dinero como dijo Quevedo. Un millón de euros atraen enormemente, sobre todo si los políticos te lo dan para conseguir votos y el favor Real.
La Verdad es saber que reina la Mentira, cierto.

Marcos Matacana dijo...

El que vale, vale.

Carlos F. Maleno dijo...

De cualquier forma, siempre he pensado que Felipe no llegaría a reinar, pero este me parece el estoque definitivo a la monarquía.

L' Oréal dijo...

Porque él lo vale.

Juji dijo...

Y lo peor, de lo peor, es que no va a suceder nada. Dentro de unos meses, todo habrá sido olvidado y él seguirá tan feliz, haciendo su vida.

J.A. González dijo...

¿La credulidad tiene límites? Me da que ese es el problema, que es infinita.

Lo que tiene límites en un país menos paranormal que el nuestro es el aguante y la paciencia. Es bien sabido por nuestros líderes que este nuestro pueblo tiene unas tragaderas oceánicas.