miércoles, 11 de enero de 2012

URDANGARINISMOS

1) Era tan corrupto, que recibió una propuesta para ser jugador de la Real Suciedad

2) Modificación del título nobiliario, según publica el BOE: Duque de Palma Arena

3) Ejercicios de comprensión y redacción: "El duque urdangarinaba urdangarinosas comisiones para urdangarinarse", "El duque se urdangarinó un urdangarindo y se quedó tan urdangarinado", "La infanta urdangarinada no quiere urdangarinarse en las urdangarinaciones domésticas", "Yo sólo he urdangarinado lo urdangarinamente urdangarinable".

.

7 comentarios:

Ferrán Blasco dijo...

Hola Felipe,
Me he reído mucho, sobre todo con los ejercicios. A cuento del Urdangarían el otro día El Periódico hizo una de sus míticas, pero escasas, portadas. No sé si la viste, una foto del chorizo este (presunto, presunto que aún no ha sido condenado) y tres palabras:
El duque palma.
La encontré genial.
Saludos

Hiparco dijo...

La crisis debería ser como un barco que se hunde, y como en aquellos de madera o cargueros de qué sabe puertos de atraque, hiciera que las graciosas ratas surgieran y al descubierto trataran de zafarse; las habría ilustres, de primera vamos, y sucias y furibundas, otras escuálidas y otras pocas rechonchas de tanto grano, por la costumbre de viajar con la despensa; sin que no debiera asombrarnos menos el cúmulo de ellas que la historia fácil de alguna renombrada, todas acabarían ahogándose en el mar de la desvergüenza, chapoteando al sol, o en los estrados del foro subacuático, y puede que en el fortín carcelario de las algas. El número de ellas, que en grupo agolpándose irrumpirían por la cubierta, haría retumbar diariamente por intolerables unas no menos condiciones socio-políticas que les fueron propicias, allá en la lánguida pleamar inmoral de la bonanza roedora. Los pasajeros, que no polizones de cuatro patas, con su billete, y los destinatarios de la carga, al menos podrían sentirse defraudados y en su caso creerse con el derecho de reclamar, aunque con menos expectativa que la supervivencia y la desilusión los más de ellos.

José Luis Martínez Clares dijo...

Creo que a cualquiera que no sea Urdangarin le habrá fascinado esta entrada. Incluso a la Infanta Urdangarina. Saludos

Anónimo dijo...

Los efectos colaterales del urdangarinado de Urdangarin afectan a los pequeños urdangarines, que quedarán urdangarinados por las urdangarinaciones de urdangarin.
Saludos. B

J.A. González dijo...

Palmarín Jud, el pobre Palmarín,
"belicea" sus ingresos
para dárselos al pobre...
pobre Palmarín.

Un saludo, desde Alicante, de un miembro del Club Walterista.

Subí un poema tuyo a nuestro blog : emocionalmenteblog.blogspot.com

Un abrazo emocionado. J.A. González.

Anónimo dijo...

Urda urda urdagarin, donde ? Donde ? Está el maletin, el otro día escuche el " urdagarin " de " un pingüino en mi ascensor" , con la música del tema " Rasputin " del mítico
Bonie M . Espero que lo de Iñaqui no sirva para que los politicos electos corruptos se vayan de rositas, lo de los electos puede dar lugar a la desunión del pais, " todos a la cárcel " que ya irá Saza a ponerles los urinarios en la celda . Saludos, Manuel

Señorita Sunshine dijo...

Buenísimo. Sobre todo lo de la infanta, urdangarinando SÓLO lo urdangarinbable...
Madre mía, ¿cómo se puede tener tan poca vergüenza? Pero tanta tanta, como para que, en este país, sigamos sorprendiéndonos!

Y qué hay de chóferes, putas y coca!! grande eso, ¡eh!