miércoles, 18 de enero de 2012

POST MORTEM

Aquí, si se muere el diablo, le hacemos la hagiografía.

8 comentarios:

Hiparco dijo...

Pero más por muerto que por diablo, por no sé que oscuro respeto que la muerte inviste; ¿dónde el mayor homenaje en su caso debido que el del cálido trato o el de la pública condecoración que permita en su caso el agradecimiento o el rechazo del homenajeado? ¿no será porque se trata de un falso óbolo de reconocimiento, por comprometido o por interesado? se trata de una representación postmortem del protagonista de la función por quien en el mejor de los casos se olvidó y llegó tarde y con remordimiento apenado por la pérdida, pues los que la previeron omitieron el oportuno y presente ensalzamiento en vida y optaron por un postrero cetonafio divulgativo. Y hablando de políticos, no están los tiempos para que sean queridos por el pueblo español, que a veces ocurre aunque no lo pretendieran.

Anónimo dijo...

De insultos a mi inteligencia ya van para tres días, atentado moral para los que pasamos por allí (el televisor) y nos obligan a tener a mano los aplausos; insolencia de una casta; embriaguez ridícula de poder de los peores, soplagaitas sin gaitas. Pronto nos harán recordar el milagro que no quiso tener pero que lo tuvo. Como testigo de lo que fue capaz de hacer, se han presentado: Gregorio Peces Barbas, Carrillo (no hará falta), Felipe, Bono y su yerno; Aznar con el suyo, y cualquiera del clero reinante.



Uno de la Judería

Anónimo dijo...

He tenido un olvido imperdonable, su entrada genial. Si no me lo pareciera no se lo diría, créame.







Uno de la Judería

Anónimo dijo...

Si murió de un infarto porqué el juez Garzón lo condenó por no pagar las almas que compraba, es lógico que le hagan pasar por mártir. El diablo estaba afiliado a no se qué partido político donde le aseguraron que las almas eran gratis. No me extrañaría que se le hiciese un himno, de hecho creo que un tal Iglesias está en ello, previo pago claro. Saludos, Manuel

Microalgo dijo...

Anda que no. Ya lo decía Jardiel Poncela: si queréis recabar lo mayores eolgios, moríos.

Y bueno, al final ganó Carrillo, ¿no?

Y miren que fuma.

Parece claro de qué parte está el Altísimo... eso ya lo decía una amiga mía, cuando vio que un vendaval casi se lleva por delante al Benito Ancisái en su última y pomposa visita a la Villa y Corte. Mi amiga decía: "¿Has visto llover alguna vez el día del orgullo gay? Pues ya está".

J.A. González dijo...

La memoria es como la gente, va y viene y por el camino se entretiene.

Anónimo dijo...

Felipe ¡Tienes más razón que un santo!
Te hago una pregunta porque tengo una curiosidad: la historia de la vida del demonio o demonios ¿tiene nombre?
¿Con qué sustantivo se puede definir?
Gracias. B

Miguel Cobo dijo...

Con la diferencia de que el diablo se la merece.