domingo, 15 de enero de 2012

EL OTOÑO DE LA MENTE


Algo notaba uno, aunque a niveles de mera aprensión. Un grupo de científicos de la University College de Londres ha venido a confirmarlo con la implacabilidad con que la ciencia convierte en certidumbre las sospechas peores: “El otoño del cerebro empieza los 45 años”. A partir de esa edad, según dicen, perdemos un 3,6% de capacidad de razonamiento. Menos mal que la noticia le coge a uno con esa disminución del 3,6%, porque, de estar al 100%, acabaría tirándose por la ventana o, como poco, con el bote de los ansiolíticos vacío. Un 3,6% es poca rebaja para un abrigo de caballero o de señora, pero es mucho descuento para una cabeza.

Llega el otoño del cerebro y el entendimiento se te llena de hojarasca, como si fuese un parque melancólico y envuelto en niebla. Se pone uno a escribir un artículo como este y, de pronto, nota dentro de la cabeza el crujido de las hojas secas al ser pisadas, la frialdad de un viento irrazonable, anunciador de lluvia y de inestabilidades un poco más abstractas. Intentas sacarte un adjetivo contundente de la manga y lo único que sacas es una hoja seca y amarilla. Procuras extraer una frase brillante de tu chistera y lo único que sacas es un conejo disecado. Está uno, en fin, al 96,4% de su antigua capacidad, y eso se nota, qué duda cabe, como se nota una subida del IRPF, del IVA o del IPC, así sea en porcentajes de apariencia irrelevante. Intentas restar ese 3,6% al 100% y casi tienes que recurrir ya a la calculadora.

Cuando pierdes ese 3,6% te conviene ser prudente: hablar lo menos posible, anotar cuanto tengas la obligación de recordar, recurrir a frases hechas para evitar la invención de frases, soslayar las opiniones, evitar los pagos en efectivo para no hacerte un lío con las monedas y billetes… Porque tienes un otoño dentro, un otoño en el que tus ideas empiezan a parecer una hojarasca reseca y errante, sin rumbo ni fijeza, sin asiento completo en la realidad. Has perdido un 3,6% de tu clarividencia para afrontar los enigmas metafísicos y para repasar la lista de la compra, has perdido un 3,6% de tu agilidad para resolver crucigramas o logaritmos vulgares, que siempre resultan ser menos vulgares de como los pintan. Si por cualquier circunstancia extravagante tuvieras que volver al colegio, tus notas estarían un 3,6% por debajo de la media de los niños en edad escolar.

Los científicos que han llegado a esta conclusión, tan aterradora como las del doctor Mabuse o el doctor Caligari, deben de ser jóvenes, porque la capacidad de investigación se resiente a la edad que ya sabemos. Aunque también nos queda el consuelo de que se trate de personas mayores de 45 y se hayan equivocado en un 3,6% en sus conclusiones. Quién sabe. Lo que no me explico es cómo, con mi merma a cuestas, he logrado llegar, aunque extenuado, a este punto final.

.

9 comentarios:

Bertha dijo...

Hola!

Por desgracia y lo digo con conocimiento de causa la" Medicina no es...una ciencia exacta"

Lo malo es que por esa mísma regla de tres estan generando un monton de inseguridades que para que te cuento.

Menos mal que no te falta el sentido de hunor...jajaja.

Un saludo

Anónimo dijo...

Pero con el paso de los años
Somos más listos y más guapos
No creo en las estadísticas y esta no tiene un pase ni merece un volapie sino más bien un bajonazo. Con la contaminación y la comida basura más el estrés los cerebros van a menos , pero es una progresión aleatoria, la destrucción de neuronas y afecciones al tálamo son cada vez mayor y los ictus afectan a jóvenes de manera creciente. Saludos, Manuel

José Luis Martínez Clares dijo...

Pues yo debo estar dando mis últimos coletazos. Voy a terminar ese poema que siempre se me atranca, por si fuera un primer indicio otoñal. Saludos

Anónimo dijo...

Todo un lujo su entrada.

En mi caso el 3.6% no ha sido moco de pavo. A saber: dejé de ser inmortal, y lo peor no es dejar de serlo sino que la muerte te descubre; del sentido del ridículo ni me acuerdo, de los miedos me decidí por todos; sólo leo ya lo que los amigos me dictan, he dejado de pensar que acabaría acostándome con todas las tías buenas que bailan por ahí, en cualquier escenario; ya no me va a dar tiempo. ¡Para qué seguir! Me ha dejado tan mermado de facultades el dichoso porcentaje, que le propongo, todos los días, una nueva luna de miel a mi mujer, por si acaso.
En mi cerebro el 3,6% de menos sobre de 10, ha sido devastador, una barbaridad. Parecido a lo que ha hecho Rajoy con la subida de impuestos,

Anónimo dijo...

Porque el cerebro pierde elasticidad, como cualquier otro músculo. Envejece el cuerpo entero, incluída la mente.

Emilio Fernández dijo...

Lo malo es que no dicen qué parte del cerebro pierde ese 3,6% por año, porque todo depende de si es la zona frontal, por ejemplo la del juicio, o la zona motora, por ejemplo la de las piernas. No solo es penssamiento el cerebro, eso hay que dejarlo claro.
Hay que profundizar en ello, pero sin cansarse, que ya he superado los 45.

J.A. González dijo...

Para elevarse hay que soltar lastre. Lo mismo el 3,6% es chatarra existencial o intelectual y resulta que ganamos con la pérdida.

Supongo que lo importante es el contenido cerebral. Hasta puede ser de agradecer que algunos cerebros pierdan un 3,6 %.

Microalgo dijo...

Bah. El 3,6% es un porcentaje despreciable de mis cifras neuronales (que ya de por sí lo son).

capitan periplos dijo...

Estoy intentado teclear tres como por ciento con números pero no puedo, mis neuronas no tiene inter,es.