viernes, 27 de enero de 2012

DE LA NATURALEZA PARADÓJICA DE LA CONDICIÓN HUMANA

Juan Goytisolo, tan heterodoxamente heterodoxo, oficialmente tan antioficialista, ha vendido su biblioteca al Ministerio de Cultura -cabe suponer que el mejor postor- por 100.000 euros, según leo en el periódico.

15 comentarios:

Manuel dijo...

Tiene toda la pinta de que no es una venta al mejor postor.
Es un hombre de 80 años que creo que con esta venta salvaguarda su biblioteca , la cual tendrá para él un gran valor sentimental, el precio no parece exagerado , tendrá incunables y será muy extensa, si me tengo que jugar un dedo apostaría que vale mucho más.
He leído en la wiki ( de la que me fió mas que de cualquier opinión ) que la biblioteca del Instituto Cervantes de Tánger, lleva el nombre de biblioteca Juan de Goytisolo, hecho que asumió con gran emoción.
Ha sido corresponsal de guerra y exiliado del franquismo, , paradojas hay muchas, todos podemos ser paradójicos y cualquiera sabe que el principio de incertidumbre de Heisenberg y la teoría cuántica es verdad, sino no existiría internet ni la energía átomica, a veces vemos el macrocosmos y no el microcosmos , que al fin y al cabo es la realidad, todos nos equivocamos si no vemos la esencia y las circunstancias. Un Saludo

FBR dijo...

Muy puesto está usted, Manuel, en el mercado del libro en general y en cuanto a los fondos de la biblioteca de JG en particular. Enhorabuena.
Me permito dudar que Goytisolo tenga incunables, a no ser que usted entienda por incunable algo distinto a lo que define esa palabra. (Le recomiendo que la consulte en algún diccionario, por si acaso.)

Una cosa es la biblioteca de un escritor y otra la biblioteca de un bibliófilo, sea escritor o no. Las bibliotecas de los escritores suelen valer poco.

Con 100.000 euros se podrían surtir muchas bibliotecas públicas, incluida la biblioteca Juan Goytisolo.

Además, existe la posibilidad de la donación, que suele salirnos a todos mucho más barata.

pedro ramos dijo...

Es natural, teniendo en cuenta lo difícil que (a juzgar por lo que él dice) debe ser comprar a Juan Goytisolo, que sea preciso para hacerlo un precio alto. Es algo así, me parece, como aquello que cuenta por alguna parte Groucho Marx. Asegura haber propuesto a una dama ¿se acostaría usted conmigo por un millón de dólares (de entonces, hoy equivaldría a bastante más). Y ella: hombre, por ese dinero, sí. -¿Y por un dólar? -Oiga, ¿por quién me toma usted? -Eso ya ha quedado claro, ahora estamos discutiendo el precio.

FBR dijo...

Muy bien traída la grouchada, Pedro. Esa es en esencia la cuestión.

Anónimo dijo...

Paradojas de la condición humana.- No me parece mal, sea coherente o no, consecuente o no.
El propone, le da valor a lo suyo, como debe ser, libros, cuadros, partituras, esculturas, forman parte de las artes y como tal deben valorarse.
Que se lo denieguen y a todos nos salga más barato, perfecto, pero me parece que JG ha actuado como siempre, con la paradoja de la condición humana hasta el final.-
Lourdes Pareja-Obregón.-

L.N.J. dijo...

Me pueden decir ¿porqué el Ministerio de Cultura ha comprado su biblioteca por esa cantidad?.

Gracias.

José Luis Martínez Clares dijo...

Desconozco que oculta Goytisolo en su biblioteca igual que desconozco que oculta el Ministerio en sus intenciones. Abrazos.

Manuel dijo...

Estamos hablando del chocolate del colibrí o el del cuco del reloj. ¿ Cuanto despilfarra el Instituto Cervantes ? Cuantos escritores se llevan la guita con conferencias que aburren a los culebrones ? ¿ Con viajes ? . Por otro lado nadie regala nada ( Salvo los pocos que escriben gratis en internet ) , sin saber el continente y contenido de la biblioteca no podemos sentenciar a la ligera, por cierto nunca miro el diccionario ni uso palabras que no conozca, soy un hombre que se forma sus propios criterios con mayor o menor fortuna, no me dedico a escribir pero pienso y opino con sinceridad y no me dejo influenciar . Por cierto Groucho también dijo " venimos de la nada y vamos a la más absoluta de las miseria " , los culpables se cuentan a miles y sus golpes siempre son millonarios ( en € ). Saludos.

Paz dijo...

Tenemos la costumbre de confundir al escritor con una persona honrada, justa, generosa y desprendida del mundo material. No nos engañemos. Todos estamos hechos de la mismo. Todos tenemos piel y entrañas.
Goytisolo también.
¿Que tendría que haber donado su biblioteca? Pues sí. Creo que sí. Pero cada cual hace con su patrimonio lo que le viene en gana y el hecho de que uno sea escritor no garantiza que actúe de una determinada manera. No sé si podemos exigirle a alguien que se ajuste a los principios morales que nosotros creemos justos.
Ahora bien... El Ministerio es un organismo público al que si le debemos pedir que gestione correctamente el dinero de todos. Y lo que ha hecho en esta ocasión (como en tantas otras) me parece vergonzoso.
País.

J.A. González dijo...

Creo que la coherencia puede y debe ser exigida a los intransigentes con la incoherencia de los demás. Desconozco el grado en que es coherente o no el sujeto, tampoco me importa mucho, además de irrelevante para todos los que no sean el propio sujeto en cuestión.
Me interesa más la coherencia del Ministerio, pero entramos en el terreno de las quimeras y me pierdo si éstas no tienen curvas.

J.A. González dijo...

En mi biblioteca tengo varios libros de F.B.R. subrayados con rotulador. No tengo claro si este pequeño detalle me forzará a bajar el precio de salida cuando el Ministerio quiera hacerse con ella.
Me gustaría abrir un debate sobre la cuestión. ¿Merma el subrayado el valor de un libro?.

Microalgo dijo...

A mí la vida (y eso que no soy demasiado viejo) me ha hecho tragarme todas las críticas que he hecho hasta la fecha, poniéndome a mí de actor donde yo fui, en su día, un mero observador indignado. Así que ando con ojo, que luego viene Isis Murionima y me castiga.

Escuché no sé dónde que esa inagotable fuente de anécdotas que fue Churchill echó con cajas destempladas a cierta persona de su despacho y le dijo a su secretario: "no deje Usted entrar nunca más aquí a ese hombre. Se ha acercado peligrosamente a mi precio".

Realmente, no sé por cuánto vendería yo mi exigua (aunque querida) biblioteca, pero le juro por mi santa madre que si me ofrecen cien mil euros por ella no lo voy a dudar ni cero coma dos segundos. Y eso que tengo algún libro suyo dedicado, fíjese lo que le digo...

Microalgo dijo...

Por cierto, Maese González: mantengo desde hace tiempo un acerbo debate a ese respecto con varios amigos. Cuando ando metido en un libro, mi marcapáginas es una hojita en blanco o un post-it. En ellos anoto las coordenadas de la cita que me interesa (página y línea, ésta en número negativo si empiezo a contar desde los renglones de abajo). Al acabar el libro las paso a un cuaderno (vale, soy un friki, qué le vamos a hacer), y luego las tecleo a un documento de Word (de acuerdo, dejémoslo en recontrafriki). Empecé tarde con esta costumbre, pero ya llevo cuatro mil y pico citas (el récord en solo un libro lo tiene el dueño de este blog: noventa y dos citas, nada menos, en "El novio del mundo"). Pero nunca, NUNCA subrayo un libro. Así le evito a un potencial próximo lector que el subrayado lo traiga de vuelta al mundo de los pies en la tierra, territorio del que sale uno volando cuando deja de ver letras y pasa a contemplar cíclopes, indios comanches, alfombras voladoras o rayos C estallando en la puerta de Tannhäuser (por poner algún ejemplo).

No sé si me explico.

Luis dijo...

Creo que el subrayado merma el valor de un libro, no obstante, reconozco que también suelo señalar de alguna manera aquellas lecturas o relecturas a las que más valor doy (con lápiz normalmente). Termino haciendo algo parecido a lo que comenta microalgo, y en los libros de poemas no puedo dejar de poner una simple nota (de 1 a 10) o comentario a aquellos que despiertan mi interés. Debe ser la famosa deformación profesional, pues soy maestro. Por eso me permito recomendar a Manuel que utilice el diccionario de forma masiva, ayuda a ampliar el vocabulario y a pensar y formarse un mejor criterio acerca de casi todo.
Por último, que me pierdo, me gustaría referirme a lo de Goytisolo. Él se tiene por una especie de cruce entre el Arcipreste de Hita e Ibn-Hazam. Que con su pan se lo coma. Eso sí, la biblioteca de mi centro escolar se quedaría de lujo con una ínfima parte de lo que ha pagado a este aṕatrida, heterodoxo y antioficial escritor el ministerio.
Un saludo a todos

J.A. González dijo...

Estimado Microalgo, tengo "El novio del mundo" y "El pensamiento de los monstruos" con más rayas que una manada de cebras. Además, los colores son diferentes según el momento de la lectura... primera, segunda... o en poesía según me llegue más o menos. Todos mis tesoros rayados son de inmenso valor para mi, y ellos no tienen precio.
Amigos, la potencialidad friki del alma humana es infinita.