sábado, 4 de abril de 2009

ÁNGEL GONZÁLEZ


En recuerdo -porque sí- de Ángel González.


Le escribí este poema en 2002, para el número monográfico que le dedicó la revista Litoral.

La foto la hizo Silvia, en Rota, en el verano de 2006 o 2007, en casa de Almudena Grandes y Luis García Montero, una noche de tantas, aunque en esa en concreto Ángel estaba con muchas ganas de cante, propio y ajeno.


El otro es, claro, Joaquín Sabina. Y el de la izquierda, que sale a medias, es Javier Ruibal, en el trance de estudiar el libreto de una chirigota para cantarnos un cuplé o popurrí carnavalesco.
.
CANCIÓN PARA Á. G.


Camina claro en la noche

el caballero.

Va con los pasos muy breves,
pasos que sueñan despiertos.

La luz de los bares últimos
persigue el buen caballero,
hora ya de clarear.

Albor que vienes de lejos,
agrio azor de claridad,
no mates la noche turbia.

“En vaso corto y con hielo”
-y el oro que se derrama,
licor de la soledad.

Callado cuando otros hablan,
porque respeta el silencio,

canta amargo el caballero,
voz de quebrado cristal.

Canta en tinieblas amigas
el caballero
-carpe diem, qué veloz,
mundo de plata que huye.

La cueva de su guitarra
sirve de estuche a un lamento.

Amanece en la ciudad
y ya se va el caballero,
paso quedo, al mundo oscuro,
a domeñar
el dragón albo del sueño.

Ya se va de la noche el caballero,
pues se queda la noche sin verdad.

Hora ya de clarear.
.

5 comentarios:

Antonio Serrano Cueto dijo...

Qué hermoso homenaje para tan gran poeta. Y qué suerte haber disfrutado de su amistad. Por cierto, ¿presentas tú a Carlos Marzal en Cádiz? Creo haberlo oído. Un abrazo.

marisa dijo...

Angel González
es uno de nuestros poetas más necesarios. Bellísimo homenaje este poema. Un admirado abrazo

FELIPE BENITEZ REYES dijo...

Sí, la presentación del libro de Carlos Marzal es el 15 de abril, a las 8, en la Biblioteca Pública de Cádiz.
Merecerá la pena escuchar sus poemas y sus comentarios.

Emilio dijo...

Memorable la foto, memorables los personajes, y supongo que memorable el momento... !qué sana envidia!

Un admirado abrazo.

Ángeles Hernández dijo...

Querido y entrañable Ángel.

El tres de diciembre de dos mil siete, un mes y nueve días antes de que nos dejara definitivamente, tuve ocasión de oír su discurso con motivo de ser nombrado Dr. Honoris Causa por la Universidad de Oviedo ( si se descuidan no llegan )

"Somos una sucesión de hombres, que aparecen y desaparecen a lo largo de la vida, por eso este honor es para el autor de libros de poemas que fui, y lo acepto como heredero de él".

En esta frase sintetizó todo lo que ya era y lo que nos quiso decir.

En primavera se hizo una lectura de todos sus poemas, durante varias sesiones, pero él ya no estaba para ponerles su voz.

Gracias Sr. Benítez por su poesia, he llegado un poco tarde, pero mas vale...