jueves, 5 de junio de 2014

Casi todo consiste en saber que no y a la vez no saberlo.

2 comentarios:

Microalgo dijo...

Pero lo poco que se escapa de esa definición... qué güeno, ¿hein?

Francisco José Martínez Marín dijo...

Siempre encontrarás un pero, antes o después, y si dijiste no por desconfianza y sin saber porqué, quizás sea un equívoco, pues esa era la razón del sí.