domingo, 12 de enero de 2014

LA REALIDAD O REALEZA DE UNA FAMILIA MARGINAL

El patriarca pegándole al vaso, con la pata quebrada y con la amante huida. La madre sin hablarse con el padre. Una niña imputada y la otra soltera y con dos churumbeles, el varón aficionado a las escopetas y la chiquilla con un calcetín siempre en la mano. El yerno quinqui con perspectivas de entrar en el talego. La mujer del primogénito escapándose -dicen- por las noches...

Y la cabra del espectáculo pastando en el jardín.

2 comentarios:

L. N.J. dijo...

Jaja muy bueno...

un beso.

Microalgo dijo...

"Lo que viene siendo" una familia desestructurada.