jueves, 3 de diciembre de 2009

NUEVO LIBRO VIEJO


No creo que los blogs estén para hacerse uno propaganda, pero supongo que, en el fondo, todo queda en familia.
Va la noticia -y es un decir- por si a alguien le interesa: Visor acaba de sacar una nueva edición de mis Vidas improbables, una antología de poetas apócrifos.
El libro se editó por primera vez en 1995. Esta es una edición muy ampliada, con mucho material nuevo y con nuevos poetas fantasmales: un modernista sanluqueño tentado por la vida disipada, un ultraísta que a la vez fue latinista, un surrealista desventurado, un beat...
En algo, en fin, hay que distraerse.
En esta galería de apócrifos hay un individuo, caligráfo versátil, que se dedica a falsificar poemas de celebridades: Keats, Pessoa, Leopardi, Eliot, Auden, Emily Dickinson...
Doy a continuación su falsificación de Borges.
.
P L A T Ó N
Jorge Luis Borges


Desde su sueño en vilo un hombre urde
La leyenda del alma y la caverna,
De los dos que son uno y de esa eterna
Abstracción del amor. Nada le aturde:
Su épica es la busca laboriosa
De un espejo perfecto que deforme
La imperfección de sombra de la informe
Figuración del ser, que a cada cosa
Otorga una apariencia engañadora.
Sabe que el universo es una puerta
Que abre otro laberinto. Está desierta
La noche sin su luna. Ve la aurora
A un griego que divaga y que se asombra
De ser entre las sombras otra sombra.




NOTA. Esta tosca falsificación –una de las pocas en lengua española que conocemos de Rogelio Vega- circuló manuscrita con la caligrafía de doña Leonor Acevedo, madre del poeta ciego. Lleva diversas anotaciones, a saber: en el verso 4, “ritmo rígido”; versos 6 y 7, “rima intolerable”; “corregir asonancias versos 9 y 12 con versos 5 y 8 y con versos 13 y 14”.
.

10 comentarios:

Antonio Rivero Taravillo dijo...

Buenísimo. Ya disfruté con el libro cuando apareció en Visor, y lo haré ahora en esta nueva colección de la ya vieja, venerable casi, editorial. Me pareció magistral el apócrifo keatsiano. En realidad, me pareció magistral todo el libro. Sería bonito que alguien lo tradujera al inglés, al portugués, etc, y así llevar a su propia lengua cada uno de estos poemas.

Microalgo dijo...

Anda que no se habrá reído Usted nada escribiendo ese libro. Y más aún escribiendo las notas.

"Rima intolerable".

Anda que.

Un abrazo.

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

El mundo de los apócrifos es fascinante y bienvenida, pues, esta edición aumentada. Si tienes tiempo, échale un vistazo a los míos, que tanto te deben (en la etiqueta "apócrifos" de mi blog). Gracias y un abrazo.

FELIPE BENÍTEZ REYES dijo...

Gracias, Antonio.
De ese libro salió una edición traducida en Estados Unidos, en BOA Editions.
El traductor me confesó que tuvo que hacer malabares al traducir los falsos poemas de Keats y de Eliot a su presunto idioma originario.
Al final quedó muy bien.
Un abrazo.

FELIPE BENÍTEZ REYES dijo...

Me asomo enseguida a esos apócrifos tuyos, Juan Antonio, y te comento.

Anónimo dijo...

Muy elegante por su parte no haber dicho que ese libro suyo mereció el Premio de la Crítica y el Premio Nacional de Literatura. ¡Ahí es nada!
Se lo merecía.
Enhorabuena, poeta.

FELIPE BENÍTEZ REYES dijo...

Juan Antonio, no puedo entrar en tu blog. Me pasa siempre que lo intento: la página se bloquea.
¿¿¿???

FELIPE BENÍTEZ REYES dijo...

Gracias, Anónimo.
De los premios habría mucho que hablar.
No mejoran un libro malo ni tampoco empeoran, claro está, un buen libro.
Son meros accidentes.
Y tienen algo de humillación, aunque parezca todo lo contrario.
Siempre digo que los premios no son medallas, sino heridas de guerra.

Ángel Paniagua dijo...

Me reitero en el comentario de Antonio (Rivero): magnífico libro con el que antaño tanto disfruté, y con el que volveré a disfutar hogaño en esta aumentadísima y hermosa nueva edición en Palabra de Honor. ¡Un abrazo!

FELIPE BENÍTEZ REYES dijo...

Gracias, Ángel.
Qué de tiempo sin vernos.
Un abrazo.