miércoles, 6 de julio de 2016

EL NEGRO DE WASAP, EL ENTE ANÓNIMO Y EL PROPAGANDISTA DE LO SUYO



Un ente previsiblemente anónimo me deja por aquí este comentario: “Esta omnipresencia de su libro me recuerda, con perdón, al negro del wasap, sí, el del pollón”. Tras enterarme de qué negro en concreto se trata, no tengo más remedio que dar la razón al ente previsiblemente anónimo.


Podría argumentar, en mi descargo, que llevo 7 años ofreciendo en este blog, de manera desinteresada, poemas, artículos de prensa, ensayos literarios, collages, aforismos y reflexiones, enlaces que me parecen de interés, recomendaciones y opiniones sobre películas y libros, sobre discos y series televisivas, fotografías ajenas que considero dignas de difusión, relatos y ocurrencias sin duda baratas, pero que tienen la ventaja de resultar menos baratas que gratuitas para sus lectores casuales.


Eso no justifica que ahora dedique algún espacio al libro que acabo de publicar, pero ya me dirá usted, estimado ente anónimo, quién va a dedicárselo si no se lo dedico yo. 


Aparte de eso, y al igual que lo del pollón célebre, la propaganda no puede obligar a su receptor al consumo del producto, sino que, en cualquier caso, degrada a su promotor, obligado a publicitar su pollón o su libro a falta de promotores externos, lo que no deja de ser una humillación y una indignidad, y le aseguro que soy mucho más consciente de eso que usted, si me permite la melancólica jactancia.


Pido disculpas al ente previsiblemente anónimo si se ha sentido ofendido por anunciar yo aquí la publicación de un libro, en vez de dedicarme a colgar fotografías del gato que no tengo, del perro que tampoco tengo o de los viajes al Asia o al Polo Sur que no he hecho ni creo que haga ya, menos por falta de espíritu aventurero que por sobrante de apatía. Cada cual refleja en estos espacios públicos, en fin, su realidad, y la mía ya sabe usted cuál es en estos momentos, por más que tanto a usted como a mí nos gustaría que se tratase de una realidad más diversificada, aunque ya tenemos comprobado cuál es el problema que presentan las realidades: que vienen como vienen.


De modo que permítame –con perdón- un consejo: siga usted disfrutando de cosas tan chistosas como lo del pollón de wasap y pase por alto este blog, en el que los atributos que se exhiben no pueden competir en atracción y donaire –ni lejanamente- con los de su amigo el negro.

Y, por si entre tanto pollón étnico se ha olvidado usted de lo que nos ha traído aquí, me permito recordarle que acabo de publicar esto: 

.


.

3 comentarios:

Laro Pop dijo...

Lo del negro viene del que contrató Julio Camba, para surtir a los fans de pensamientos escritos en Peru, en fin el que quiera saber más que lea el Belmonte de Chaves, que por cierto prologó FBR, y que es de lo mejor que leí en lo que va de siglo.
Todos los blogs de escritores promocionan sus libros, no ha nacido quien no lo haga, además blogs como el de FBR son mecenas para escritores como yo, me permiten escribir y ser leido sus lectores, y por otra parte aprendo y me divierto, eso si mi firma es como la del grafitero.
Me extraña no tenga perro, tengo una perra de aguas andaluza que compre en Dos Hermanas hace 3 meses, y estoy muy contento,lista como el hambre, eso sí no es perro para tener en un piso y no se le puede dejar sola.

Anónimo dijo...

A mi la novela me parece magnífica y el blog muy interesante, en ocasiones lleno de lucidez y, cuando menos, entretenido. La promoción del libro está adecuadamente etiquetada, pudorosa y cansinamente advertida. Siento casi envidia por el anónimo, que al parecer tocó fibra sensible (aunque en mi opinión no debería)y se lleva de regalo una faena de autor, de la que por su anonimato no podrá presumir con los amigos y conocidos (yo lo haría, si me atreviera a salir del mío).

Jose Pedro Moreno Diaz dijo...

La faena de la que habla el comentario anterior puede ser calificada de estupenda, en caso de que el "ente previsiblemente anónimo" exista en realidad, y de genial en caso contrario.