jueves, 12 de febrero de 2015

No nos engañemos: todos tenemos la secreta esperanza de aparecer en la lista Falciani con unos cuantos millones heredados de aquella tía abuela nuestra que echaba la buenaventura en la ferias y fiestas de la comarca.

.

2 comentarios:

L. N.J. dijo...

Otro síndrome más: la mentira. Después hay que averiguar si es patológica. Una vez leí que la mentira tiene su función.

La madre de una amiga mía tiene su vivienda sobre la caixa. Es muy tentador ir a visitarla e imaginar que el suelo se cae sobre la caja fuerte del banco...

Saludos

Anónimo dijo...

Si ofreces 200mil euros por pasar dos años en la cárcel, habría oleadas de voluntarios. Es más fácil salir de la cárcel que salir de pobre, como dijo Jesús Gil Y Gil