domingo, 23 de diciembre de 2012

CONJETURA SOBRE LA LOTERÍA

Wenceslao Fernández Flórez, aquel escritor esencialmente melancólico que tuvo la buena educación de meterse a humorista para no cometer la descortesía de ser esencialmente melancólico, sostenía la hipótesis de que la lotería es un fraude organizado por el Estado.
 
Según él, la lotería no le toca a nadie, y todos esos tipos que aparecen en los medios de comunicación como agraciados por la suerte no son sino funcionarios a los que se les encomienda la tarea de descorchar botellas de champán ante los periodistas y ante los rencorosos jugadores sin fortuna.

Si algún funcionario de esos se va de la lengua y desvela el secreto, lo asesinan, y eso explicaría los crímenes inexplicables que se cometen de vez en cuando.

3 comentarios:

Delia Aguiar dijo...

No quiero ni pensar qué hubiera dicho de la lotería si se hubiera metido a melancólico... Salud y felices fiestas.

Anónimo dijo...

No lo sabía, pero aclara mucho. Pensándolo bien es de una lógica que apabulla por su genial sencillez.



Uno de la Judería.

(hoy estoy especialmente pesado, no son estos día los más oportunos para que sde nos note, pero los que los somos a veces nos da por demostrarlo. Prometo tardar en volver)

Antonio Montes dijo...

No conocía la interesante teoría de don Wenceslao, pero me suena familiar: así es la lotería en 1984 de Orwell.

Un saludo.