miércoles, 21 de diciembre de 2011

LLANTINA NACIONAL


Si los norcoreanos se ponen así, a llorar como grifos, cuando se les muere un dictador, no quiere uno ni pensar cómo se pondrán cuando se les muere el gato o el perro.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Todo el que sale en una foto llorando la guarda, cuando ven una cámara saben que una foto es un certificado de adhesión. El caso es que el hijo mayor del llorado no vive en Corea del Norte, vive a papo rey en Hong Kong y Singapur , en hoteles con casinos y acceso a mujeres de pago, también es adicto al alcohol y supongo que los derivados de la planta adormidera le encandilan, también luce barriga y pinta desaliñada propia de sus excesos. Su papá le consideraba un loco, un pobre diablo, pero el dice " ande yo caliente, riase la gente " y al pueblo que le den . Saludos, Manuel

Ferrán Blasco dijo...

Hola Felipe,
Me permito colgar el enlace de mi crónica del Hombre que amaba a los niños porque no sé si en la entrada original la has leído, si es así y no quieres mostrarla no pasa nada.
http://ferranblasco.blogspot.com/2011/12/la-palabra-es-de-ellas.html
De nuevo muchas gracias.
Saludos

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

Las muertes de los dictadores arrancan muchas lágrimas, recuerde las colas ante Franco.
Es muy cierto lo que dice, yo no lloré cuando se murió Franco ppero me he hartado cuando se murieron los tres perros que he tenido la desgracia de perder.
Saludos y felicidades

Juanjo dijo...

Cuando se les muere el perro estan felices....no ves que se lo comen?????????

Juji dijo...

Me pregunto si no lloraban así, porque les obligaban a punta de pistola para difundir el video a nivel internacional... o si no lloraban así porque saben que van a seguir igual tras su muerte...