miércoles, 5 de enero de 2011

UN RELATO EN MINIATURA


.






.

Sabía que eran los padres, pero, en la duermevela, el sonido de las zapatillas arrastradas era el de las babuchas de unos reyes.


.

9 comentarios:

YoNi LoKato dijo...

¡¡¡Ah!!! ¿Pero son los padres?
¡Gracias Felipe!

E. G-Máiquez dijo...

Precioso. Un regalo de Reyes.

L.N.J. dijo...

Un relato tierno, pequeño y dulce.
Babuchas, hacía tiempo que no leía ni escuchaba esta palabra. Escuchar porque la acabo de pronunciar.

Nunca creí en los reyes magos, mis padres estaban desesperados conmigo.

Un beso Felipe.

carlos dijo...

Como puede verse, la gran literatura no sabe de medidas. Qué grande eres felipe.

Marian dijo...

GRACIAS.

Ángeles Hernández dijo...

En la duermevela afloraron los deseos que en la vigilia la razón había eliminado.

Hermoso y conceptista texto .
Un abrazo. A.

Veraneante dijo...

Touchè.

Pablo22 dijo...

Magnífica miniatura.
Gracias.

mota.ja dijo...

La magia existe.
Basta con mirar los ojos de un niño.