lunes, 24 de enero de 2011

RESTAURANTE LITERARIO










Una de las pocas emociones intelectuales que se derivan del hecho de ser dueño de un restaurante consiste en poder bautizar a capricho los platos que uno se inventa, aunque la invención meramente consista en rociar un lomo de besugo con una mousse de menta tras haberlo cocido en un batido de chocolate especiado con ajonjolí, pongamos por caso, pues la mente de un cocinero suele estar de sobra preparada para asumir cualquier atrevimiento estético de corte más o menos dadaísta.

Si yo abriese un restaurante, lo más probable es que tuviera que cerrarlo a las dos semanas, pero, al menos durante ese periodo, podría bautizar a mi gusto numerosos platos, y practicaría ese sacramento culinario con arreglo a la deformación profesional que todo escritor aplica, más o menos insensatamente, a las cosas de la realidad, pues en eso consiste lo esencial de su faena.

En la carta de mi ruinoso restaurante no faltarían el solomillo stendhal, los higaditos de faulkner al whisky, los entrantes de chacinas galdosianas, el arenque de azorín a las finas yerbas, el ossobuco a la valle-inclán, el ragut darío, el filet villon, el besugo pasternak, el paté de poe, los lomitos de proust a la bechamel ni el flaubert de alcachofas. No creo que el mío fuese un restaurante serio si prescindiera en la carta de los buñuelos turgénev, de las cocochas de esturión al dostoiesvki, del chuletón balzac, de la migala a la arreola, de los canelones mallarmé, de las truchas capote o de los pessoítas al oporto.

Los domingos ofrecería un menú-degustación a precio promocional, a saber: chestertones en su tinta, pechugas de pavo de Wilde, huevecitos de kafka, monterrosos de dinosaurio y sesos de hamlet.

No sé, las cartas largas tampoco son muy buena cosa, porque los clientes se marean ante tantos manjares y no saben qué pedir, pero ¿cómo iba a privar a los paladares más refinados de los cogollitos de Li Po, del revuelto de Joyce, del conrad de bacalao o de las delicias de ternerita nabokov?

El vino de la casa sería barato y popular: un Viña Campoamor, un Pérez de Ayala o un Sangre de Unamuno. ¿Los postres? No podrían faltar las riquísimas lampedusas de gato, los castizos buñuelos de baroja acompañados de un goethe al carajillo o los rollitos de kundera con sirope.

Bueno, no creo que mi restaurante tuviese mucho éxito ni que cooperase especialmente a la difusión de la cultura universal, pero yo me lo iba a pasar en grande al poder exclamar cosas como "¡Marchando un cernuda poco hecho!"


.

12 comentarios:

Carlos Marzal dijo...

Te ha faltado, Feli, uno de tu propia invención: el Pla amb tomaca.

Marian dijo...

Y ¿ qué me dices de unos espaguettis a lo Ionesco , regados de un Rimbaud joven afrutado?

Por Dios, que lo pasaríamos genial cenando de esa guisa.
Saludos
MArian

Hiparco dijo...

Y buscando la razón por la que la tapita o la degustación se apropió de un nombre tan literario en ese caso, o al revés, en la mente de un cheff o maitre tan especial. Conjunción de gustos sazonada de buen humor, así debe ser la vida.

Miguel Ángel dijo...

Pues con mi gripe tripera lo más que alcanzaría a pedirle yo a usted hoy en su restaurante sería un arrocito blanco con zanahorias a lo Corín Tellado regado con medio litro del aquarius de la casa, y que me sentara lo más cerca posible de los servicios. Conmigo se arruina fijo.
Saludos y a abrigarse.

Emilio Fernández dijo...

Genial tu idea. Yo conozco un restaurante llamado La Moncloa donde hay Bonos fritos, Zapatero con tomate o Aznar a la carbonara.

Un saludo

Felisa Moreno dijo...

¿Dónde hay que llamar para reservar mesa?

YoNi LoKato dijo...

Paradojas de la vida, el hambre que pasaron la mayoría de estos escritores que dan nombre a estos platos, toda buna vida dedicada a la literatura. Como siempre, gracias Felipe.

Javier Divisa dijo...

La carta es excelente, ahora que estamos todo el día comiendo el solomillo carbonero, la pechuga esteban, pan de rajoy y el lomo de cebón de mourinho, considero tu proposición, mucho más digestiva, y elegante.

Microalgo dijo...

Me encanta este texto.

FELIPE BENITEZ REYES dijo...

Gracias por los comentarios. Si lo abro, estaréis todos convidados.

Ángeles Hernández dijo...

D. Felipe, por favor, aunque sólo sea por deleitarnos con la degustación de los "Monterrosos de dinosaurio", póngase a ello, o si no ¿miramos a ver si hay algún empresario interesado?.

Los platos los diseña usted, eso sí, que una cosa es el negocio y otra el arte.

No sé si por comentar detrás del último (usted mismo) estaría convidada. Sí ¿eh?

********************************

Me ha entusiasmado esta entrada. A parte de los libros, ahora mismo me parece que es de sus artículos más ingeniosos auque, esta memoria...

Un saludo maestro Á

Elías dijo...

Llamo para reservar:
una mesa para dos, por favor, si puede ser junto a la ventana.
Para el viernes, sí. Sobre las nueve.
Gracias.