sábado, 9 de noviembre de 2013

Esos políticos empeñados en "ilusionar", como quienes pregonan narcóticos en las esquinas de los barrios oscuros...

2 comentarios:

Julito Chés dijo...

Sólo que la adicción a sus promesas suele tener consecuencias nefastas.

Microalgo dijo...

No es mal verbo, "ilusionar", para describir lo que hacen con nosotros. Pero Houdini lo hacía mejor.