viernes, 10 de diciembre de 2010

CONTROLADORES PELONES

.

La militarización de los controladores aéreos no será del todo efectiva, me temo, hasta que no los pelen al rape, como hacían con los reclutas nada más pisar el cuartel de instrucción.

Te pelan al rape (al menos en mis tiempos de mili, en los que se llevaban más bien las melenitas, tanto en su variante Jesucristo Superstar como en su modalidad de trovador medieval de la Provenza) y te quedas al momento sin identidad: eres un simple pelón entre una tropa uniformada de pelones.

(Que algún allegado al ministro Blanco, si está de acuerdo con esto que digo, le traslade, por favor, la sugerencia.) (De ese modo, el ministro podrá anunciar, sin dulcificaciones metafóricas, que a los controladores aéreos se les va a caer el pelo.)


.

17 comentarios:

E. Cabello, "Las Cumbres" de Ubrique dijo...

¡Genial!
No hay mejor crítica que la que ataca y hace daño sin "despeinarse" (valga la palabra en este caso).
Espero que les duela y, por lo menos, los pelen.
Con su permiso vuelvo a enlazar su artículo para enviarlo a los amigos.

Miguel Ángel dijo...

Diga usted que sí, Don Felipe. Que los que hicimos la mili sabemos que aquí no hay medias tintas con esto de la movilización militar. O son militares, o no lo son. Rapados, uniformados de camuflaje con el careto pintado y a recolocar aeroplanos a toque de corneta.
Y ahondando en aquella vieja jerga cuartelera, al que se ponga tontico otra vez que le metan "un buen paquete". (Confieso que nunca entendí claramente qué me quería decir el sargento de mi compañía cuando me amenazaba con tan drástica medida...)

Saludos.

Marian dijo...

Seguro que los controladores acabarían encontrando un requicio o una reivindicación para pedir que les dejen el pelo largo ( al estilo de neo yuppi derechoide) como reivindicaron históricamente los marineros que contra viento y marea ( nunca mejor dicho) lucharon contra las leyes del momento para evitar el rapado que exigían los parásitos juguetones de los barcos. Ellos defendían que "pelones" no podrían ser salvados en caso de caer al agua. ( De ahí lo de "coger por los pelos")

Si los marineros lo consiguieron y no tenían puentes ni fechas claves en el calendario, ni te cuento los controladores.

L.N.J. dijo...

He recibido un correo muy extenso que no puedo poner aquí, pero creo que hay que pelar a más de uno:

"¿Sabías que el sueldo de los controladores tampoco le ha costado un
céntimo al contribuyente porque se paga en su totalidad también con
esas ganancias?
¿Sabías que los propios controladores habían ofrecido a la comisión
"negociadora" de Aena, en abril de 2009, reducir sus retribuciones un
25% (y así consta en acta) y Aena lo rechazó "por no considerarlo
interesante" (y nueve meses después, el Sr. Blanco se pavonea diciendo
que va a bajarles el sueldo un 25%, como si fuese idea suya)...

* * * * *

Que cada cuál saque su propia conclusión, como lo hace el gobierno, los controladores, periodistas y opinión pública.

Mi padre de pequeña me contaba el cuento de la buena pipa ¿lo conocéis?.

Besos Felipe y saludos.

Miguel Ángel dijo...

Sí, yo también recibí ese correo, estimada L.N.J., pero me ha costado horrores encontrarlo porque mi filtro anti-spam tiene un buen gusto que te pasas. Al final andaba revuelto entre un anuncio para comprarle repuestos a mi Jes-Extender y algún que otro apocalíptico correo salido del laboratorio de ideas de Intereconomía.

No voy a valorar ya si sus reivindicaciones como colectivo son justas o injustas, si ofrecieron al Ministerio todo lo que ese correo dice o si se ha pretendido hacer un desproporcionado escarmiento con ellos para restarles prebendas. Y no lo voy a hacer porque, si tenían alguna razón, ante mis ojos la perdieron por completo al cachondearse del derecho a huelga que todo trabajador tiene, al recurrir por las bravas al secuestro de un país entero ausentándose ilegalmente de su puesto de trabajo, al hacernos parecer ante la prensa extranjera como el hazmerreir de esta esquina del mundo y al arruinar un poquito más nuestra maltrecha economía. Nada puede ya exonerar ese comportamiento. Que se atengan a las consecuencias, y espero que sean duras.

Saludos, y un placer verte por mi blog de aula.

L.N.J. dijo...

No he dicho que crea lo contrario Miguel Ángel, además me parece vergonzoso este tipo de manipulaciones y estrategias que nos hacen y como bien dices, quedando ridículos ante otros países.

Ojalá me equivoque, pero de veras crees que tendrán esas consecuencias tan duras(lo dudo), o sólo es que el gobierno se aprovecha de una situación así para darse más valor, entre otras cosas y desde mi punto de vista, el que no tiene. Como he leído por ahí, un jaleo mediático en un puente donde la opinión pública forma parte del protagonismo.

Ya se le ocurrirán más cosas para seguir arruinando la economía del país; nos vendrán con otra.

Lo mismo digo, un placer.

Saludos.

Hiparco dijo...

Tanto ir y venir de críticas a los controladores y a los gobiernos, y se nos ha olvidado que los controladores (nombre parece que sacado de Matrix) velan por la seguridad del tráfico aéreo en "tiempo real", es decir, que si no hay accidentes aéreos todas las semanas es por ellos. Y también hay que recordar las cíclicas paradas de vuelos coincidentes con los puentes o vacaciones. Con el tiempo se analizará quien fue rehén de quien, y quién mintió más.

Centola dijo...

Miguel Ángel, si los comentarios siguen por este camino creo que no tendrás que recurrir a tus correos spam para enterarte de las últimas ideas salidas de Intereconomía.

Hiparco, gracias por aclarar en qué consiste el trabajo de este colectivo privilegiado que se dedica a chantajear a la democracia. No sabía que, llamándose "controlador aéreo", velaran por la seguridad del tráfico aéreo, y menos que esto lo hicieran en "tiempo real". Yo, tonta de mí, que creía que se dedicaban todo el rato a jugar a derribar aviones cual Play Station de marcianitos y que no daban una porque lo hacían en diferido...

Saludos.

Marisa Peña dijo...

El problema de los privilegiados,es que no quieren dejar de serlo...Y yo me pregunto...¿han apoyado alguna vez masivamente, dejando parados los vuelos de varios países, una huelga general donde se defendieran derechos generales, sociales, antibelicistas, y no particulares? A lo mejor sí y yo estoy mal informada.
un saludo.

Miguel Ángel dijo...

No, al menos éste que suscribe no olvida ni minusvalora nada, estimado Hiparco. Más bien pareciera que es a ellos y a sus corifeos mediáticos a los que se les ha olvidado que, aparte de su inmenso ombligo en torno al cual orbitan y pretenden que orbitemos todos, también vivimos en un país donde hay albañiles que ponen ladrillos, barrenderos que limpian calles, maestros que educan a nuestros hijos o parados que hacen cola en el INEM. Y que yo sepa, ninguno de ellos es más prescindible que nadie ni hacen su dignísima labor en otra concepción del tiempo que no sea la rotundamente real. Ni cíclico ni metafórico. Vamos, digo yo.

La misma concepción del tiempo que, efectivamente, pondrá a cada cual en su sitio. Y espero que a más de uno en el paro.

Saludos.

L.N.J. dijo...

Esto pasa por no habernos quedado en casita con un buen libro de Felipe Benítez Reyes (por ejemplo), y haber echo un puente genial.
También pasa porque existimos, claro.

Me voy, a ver que monólogo mental me invento ahora.

Besos.

Hiparco dijo...

El estado de alarma solo se justifica por la trascendencia del trabajo de los controladores, no por la cantidad de damnificados. Si la trascendencia es equiparable a la de los obreros de la construcción, de la Hostelería, los autónomos, etc, vamos apañados.

Microalgo dijo...

No soy yo capaz de separar el sesgo de la información que me llega, de modo que no estoy del todo seguro de por dónde van los pulsos entre gobierno y controladores.

Pero.

Mi novia llegó dos días más tarde de vacaciones, a un sitio donde yo la esperaba (pónganle once horas de vuelo), perdiendo resdervas de hoteles y de alquiler de coches...

Ni les doy la razón ni se la quito, pero como yo me encuentre de frente a un controlador, lo capo. Sin acritud, eso sí.

Centola dijo...

El estado de alarma sólo se justifica porque este gremio de privilegiados ha violado brutalmente el derecho a huelga. El resto de colectivos de trabajadores reivindicamos nuestros derechos de forma legal.

Pero claro, como son trascendentes cual ideas platónicas y nosotros no, ¿qué derecho tenemos, absurdos mortales, para recordarles que la ley es para todos?

Saludos

Ángeles Hernández dijo...

Pero qué serio se ha puesto el personal con el asunto de los controladores, con la retranca que lleva la entrada de hoy, donde D. Felipe, dice como siempre lo que quiere, pero con esa sorna tan suya que parece que está contando un chiste cuando suelta verdades como puños.

Humor señores, que no llegue la sange al río en un lugar de esta calidad literaria y guasona.

Que me ha gustado mucho, Sr. autor: es usted capaz de sacar la gracia hasta de asuntos tan discutibles (generadoes de discusiones).

Un saludo de Á.

Juan Antonio Mota dijo...

Una España de mil euristas saboteada en su espacio aéreo.
Resulta indignante la verborrea que exhiben algunos controladores aéreos en programas de televisión.
No se vence a la palabra con actos desproporcionados y encubiertos.Mil peluqueros aventajados en la materia hubieran resuelto una situación que monopolizaban. Y que el corte no sea gratuito.La ley debe recalar en esta inmundicia.

Miguel Ángel dijo...

...y de radio, y en la prensa, y en el internete... Y si me apura usted, Don Juan Antonio, hasta se ofrecen a sentarse en tu mesa por Navidad para amenizarte la cena convenciéndote con sus rotundos argumentos de lo trascendentes que son y lo poco que los españolitos de a pie les hemos entendido. Lo que sea para que sigamos adorándoles en sus inexpugnables atalayas con un urticante sentimiento de culpa por haber osado cuestionar su insustituible labor. Creo que incluso hasta te trinchan el pavo sin cobrarte horas extras si les caes bien, fíjese usted.

Yo ya me he pedido al más mediático, a un tal César Cobo. A mi madre le pone, y mi gato lo tolera. Yo, por mi familia, lo que haga falta. Pero ese tío sale rapado de mi casa.

Saludos.